El posado más difícil de los Reyes en Mallorca

La cita de hoy ha tenido lugar en el Palacio de La Almudaina y no en el Palacio de Marivent, lugar donde se ha estado haciendo el posado desde que Don Felipe asumía en julio de 2014 las funciones como Jefe del Estado. "Hemos hecho mucho deporte y hemos conocido chicos de otros países", ha explicado con mucha naturalidad. "Ya veremos. Pero, de momento, este año no", se ha limitado a contestar. "Tenías muchas ganas de venir, pero los médicos le han recomendado no moverse mucho".

La sesión de fotos ha comenzado en el Patio de Armas de la Almudaina, ante la fuente y las palmeras que hay en el centro, y se ha completado en la terraza de la fachada del palacio, con la luz del atardecer y la panorámica de la bahía de Palma. La infanta Sofía, al igual que su madre, también ha llevado un vestido blanco para la ocasión, mientras que su hermana, la princesa Leonor, vestía un moderno modelo azul con unos graciosos volantes en las mangas.

Como complementos perfectos a este look de inspiración pitiusa, la Reina Letizia ha apostado por un bolso de mano de Carolina Herrera, otra de sus marcas fetiche, alpargatas de cuña en tono beige atadas al tobillo mediante cintas del mismo tono de la casa española Mint and Rose y pendientes de brillantes en forma de estrellas de la maison francesa Chanel.

"Vítores de "¡Viva el Rey!". A la Reina se le ha preguntado si le gusta la vela, a lo que ha dado a entender que no es su afición favorita.

El posado se ha prolongado durante unos 15 minutos y, a su término, los Reyes han permanecido en el palacio con el fin de mostrarle a sus hijas algunas de sus principales salas, ya sin presencia de los medios. En él se alojaron Bill Clinton y su esposa, Hillary, cuando estuvieron en Palma unos días de vacaciones en 1997. Sin embargo, la reina Letizia no logró salirse con la suya, y que se cumpliera este veto, ya que perdió su influencia en Palacio tras producirse el rifirrafe que protagonizó en Palma con la reina Sofía.

  • Monte Muniz