Grupo de investigadores descubrieron el "color más antiguo del planeta" en África

El rosado brillante es el color más antiguo del mundo, al menos el color biológico más antiguo.

Se trata del "color biológico más antiguo", indicaron los investigadores, que destacaron que su antigüedad es de más de 500.000 años, la mayor datada hasta la fecha, según el estudio publicado por PNAS. Los investigadores de la Universidad Nacional de Australia pulverizaron el material y lo mezclaron con un solvente orgánico, lo que los llevó a descubrir este producto orgánico rosa que está en la Tierra hace millones de años.

"Los brillantes pigmentos rosas son los fósiles moleculares de clorofila que fueron producidos por organismos fotosintéticos antiguos que habitaban en un océano antiguo que hace tiempo que desapareció", dijo Gueneli en un comunicado de prensa. El pigmento proviene de cianobacterias fosilizadas.

Para descubrir los pigmentos, los investigadores trituraron rocas de miles de millones de años en polvo, y extrajeron y analizaron las moléculas de organismos antiguos dentro de ellas.

Estos registros fueron extraídos desde rocas ubicadas en las profundidades del Desierto del Sahara en África. Estaban al interior de unas rocas conocidas como lutitas negras marinas y su color ha sorprendido a los científicos: varían de rojo sangre a púrpura oscuro y al diluirlos adquieren un tono "rosado brillante".

"El análisis preciso de los pigmentos confirmó que pequeñas cianobacterias dominaron la base de la cadena alimenticia en los océanos hace 1.000 millones de años, lo que ayuda a explicar por qué los animales no existían en ese momento", afirmó Gueneli.

Para el académico, este hallazgo también podría ayudar a resolver otro misterio: ¿Por qué tardaron tanto en aparecer formas de vida más complejas y grandes?

Para los investigadres, la aparición de organismos activos de gran tamaño probablemente haya sido restringida por un suministro limitado de partículas de alimentos más grandes, como las algas."Los océanos cianobacterianos comenzaron a desaparecer hace unos 650 millones de años, cuando las algas comenzaron a diseminarse rápidamente para proporcionar la explosión de energía necesaria para la evolución de ecosistemas complejos, donde los animales grandes, incluidos los humanos, podrían prosperar en la Tierra", concluye el investigador.

  • Buena Jesus