Las bolsas de plástico en 'capilla'

El Gobierno aprobó el pasado 18 de mayo un decreto que pone fin a las bolsas de plástico que todavía se entregan de forma gratuita en numerosos comercios, un envase muy dañino desde el punto de vista medioambiental por su baja reutilización y porque se dispersan como basura fácilmente debido a su reducido peso.

Desde este domingo, 1 de julio, las bolsas de plástico se tienen que pagar en toda España.

El Consejo de Ministros aprobaba en mayo un Real Decreto sobre reducción del consumo de bolsas de plástico y por el que se crea el Registro de Productores, con el objetivo de reducir el consumo de bolsas de plástico ligeras en España.

En concreto, en el caso de las bolsas de espesor inferior a 15 micras el precio será de 5 céntimos de euro por bolsa; en las bolsas de entre 15 y 49 micras, de 15 céntimos de euro por bolsa; en las de 50 o más micras, el precio será también de 15 céntimos de euro por unidad y en aquellas con un espesor igual o superior a las 50 micras, con contenido igual o superior a un 50% de plástico reciclado pero inferior al 70%, el precio será de 10 céntimos de euro por bolsa.

Las bolsas de plástico más ligeras (las que tienen menos de 50 micras) provocan graves problemas de contaminación en el medio ambiente y agravan el acuciante problema de la presencia de residuos plásticos en los mares y océanos.

Los ecologistas han calificado las medidas incluidas en el decreto de "insuficientes para frenar la contaminación por plásticos de forma significativa" y han pedido a la ciudadanía y a los establecimientos que vayan más allá y proporcionen y usen bolsas reutilizables.

Según los datos del sector, los españoles han reducido a la mitad el consumo de bolsas de plástico desde el 2007, pasando de 317 bolsas por habitante en dicho año a las 144 de 2014. El decreto establece que desde hoy se cobrarán todas las bolsas, pero exceptúa las muy ligeras y las gruesas recicladas, aunque a partir de 2021 estas bolsas (las ligeras y las muy ligeras) también estarán prohibidas, salvo que sean compostables (se degrada en un tiempo bajo ciertas condiciones). Además, todo indica que los efectos positivos serán pequeños ya que esto se ha visto, lo demostrada en otros países donde hace años cobran las bolsas de un solo uso.

"Llevamos años reclamando medidas efectivas para eliminar las bolsas de plástico de un solo uso y otros productos como platos, vasos, cubiertos, y reivindicando alternativas reutilizables".

Asimismo, el Real Decreto recoge unos precios orientativos de las bolsas de plástico en función de su espesor.

  • Monte Muniz