Luis Enrique, nuevo técnico de la selección española

Luis Enrique, de 48 años, fue el designado para intentar sacar a la selección española del pozo después de sus fracasos en los dos últimos Mundiales y la pasada Eurocopa. "La próxima semana será su presentación atenderá a los medios de comunicación", dijo Rubiales.

Así lo ha anunciado este lunes Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), quien indicó que es el único técnico con el que este organismo se ha puesto en contacto para ofrecerle el cargo.

El presidente de la RFEF destacó "el compromiso" del entrenador con su nueva misión y aseguró que renunció a ofertas mejores con tal de dirigir a la selección española.

Luis Enrique se formó como futbolista en el Sporting de Gijón y adquirió relevancia como jugador del Real Madrid antes de fichar por el Barcelona en un pase que generó una enorme polémica.

Uno de los aspectos que más ha tenido en cuenta Luis Rubiales y su junta directiva a la hora de elegir a Luis Enrique es su apuesta por los jóvenes.

Como entrenador, y después de varios años de formación en las categorías inferiores del Barcelona, dirigió a la Roma en 2011 y en 2013 firmó por el Celta de Vigo.

Rubiales ha presentado a Luis Enrique asegurando que "este seleccionador cumple todos los parámetros desde los criterios de la dirección deportiva". Tras esa decisión, la Federación nombró a Fernando Hierro, por entonces director deportivo de la RFEF, como seleccionador nacional interino, cargo que dejó de ocupar al término de la participación de España en el Mundial de Rusia.

Además de dirimir cuestiones deportivas con el seleccionador, el puesto tiene principalmente la tarea de servir de enlace entre el técnico y la dirección federativa. Tras el 'terremoto Lopetegui' y el breve periodo de Fernando Hierro al frente del equipo en el Mundial de Rusia, ahora ha llegado el momento de una nueva etapa, la que estará comandada por el técnico asturiano. Luis Enrique, con un perfil muy diferente a sus predecesores, tendrá en sus manos una nueva gestión complicada y con el primer objetivo de la Eurocopa del 2020.

  • Ricardo Clara