Lula da Silva da un paso más para recuperar su libertad

El domingo (8), el magistrado desembargador Rogerio Favreto, atendió a una petición de libertad hecha por diputados del PT en favor de Lula.

Los firmantes de la extensa carta en la que hablan de los antecedentes de la situación actual, entre ellos la destitución de la entonces presidenta Dilma Rousseff (también del Partido de los Trabajadores de Lula) en agosto de 2016, manifiestan su "preocupación por la crisis política que atraviesa Brasil" y su "solidaridad" con el "presidente Luiz Inacio Lula da Silva".

La medida, aplaudida por la formación de izquierdas, generó una gran polémica y las reacciones no tardaron en llegar en el ámbito judicial.

Fue condenado por ser el beneficiario de un apartamento en el litoral paulista ofrecido por la constructora OAS, a cambio de mediaciones para obtener contratos en Petrobras.

Sin embargo, no se quedaron aquí porque el periodista manifestó que "hay que recordar que Lula fue condenado en primera y segunda instancia a 12 años de cárcel por delitos de corrupción, lo que lo inhabilita para ser candidato".

La batalla judicial se intensificó y, en un nuevo auto, Favreto insistió y ordenó que Lula fuera puesto en libertad en el plazo de una hora, pero la Policía Federal no actuó debido a la contradicción entre los autos de ambos jueces. "La Presidenta Bachelet es ciudadana hoy, puede hacer las declaraciones que estime pertinentes, sin que sean consideradas intervenciones en los asuntos externos".

"Demandamos" que la justicia brasileña permita a Lula inscribirse como candidato presidencial.

Además, por encima de todo, queda en evidencia que la insistente actuación del juez Sérgio Moro, de la 13ª Vara Federal de Curitiba y del Desembargador João Pedro Gebran Neto en el sentido de incumplir la orden de habeas corpus, y aún fuera de autos, revela el indiscutible interés que los hace sospechosos de continuar ejerciendo jurisdicción en cualquier acción relativa al ex presidente y al paciente, de conformidad con el art. 185, IV, del CPC.

El exmandatario, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010, cumple su pena en una celda aislada del resto de presos, desde donde ha acompañado y comentado diariamente a través de las redes sociales el Mundial de Rusia 2018.

  • Leon Brazil