ONU denuncia que la ley sobre terrorismo en Nicaragua criminaliza protesta

"El mundo está observando", escribió Palmieri en su cuenta de Twitter.

Jóvenes del barrio Monimbó dijeron estar dispuestos a morir por una "Nicaragua libre".

Además, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos confirmó la muerte dos universitarios en la parroquia Jesús Divina Misericordia, donde este sábado se liberaron más de 150 personas que permanecían en la universidad y en ese templo católico, gracias a la gestión de obispos y la Cruz Roja.

El vicesecretario de Estado adjunto principal para asuntos del hemisferio occidental, Paco Palmieri, pidió el fin del ataque que habría sido perpetrado por las fuerzas del Gobierno nicaragüense.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, se ha mostrado como un "carnicero" y un "salvaje" en medio de la crisis sociopolítica que ha dejado más de 350 muertos desde el pasado 18 de abril, esta es la opinión del disidente sandinista Víctor Hugo Tinoco, que fue vicecanciller durante la primera etapa de Daniel Ortega como presidente nicaragüense (1979-1990).

El ataque contra la ciudad fue lanzado un día después de que el jefe de la llamada 'Operación Limpieza' en Masaya, Ramón Avellán, afirmó que cumplirían las órdenes de Ortega y su esposa "al coste que sea".

Bajo esa nueva ley, el Gobierno de Nicaragua procesó hoy a los líderes rurales Medardo Mairena y Pedro Mena, a pesar de que fueron capturados antes de su aprobación, lo que mereció el repudio de la líder campesina Francisca Ramírez, una de las mujeres más influyentes del país.

Las operaciones se concentraron este martes en el barrio indígena Monimbó, donde los manifestantes resistieron detrás de enormes barricadas de adoquines con piedras y morteros artesanales.

La pareja presidencial es acusada por sus opositores de instaurar una dictadura que controla todos los poderes del Estado, incluyendo el parlamento, la justicia y el tribunal electoral.

Los 13 países firmantes apoyan a la Conferencia Episcopal de Nicaragua para que continúe sus trabajos en pro de la búsqueda y promoción de soluciones del conflicto y en el respeto de los derechos humanos de los nicaragüenses.

En tanto, la vicepresidenta Murillo celebró el avance en la "liberación" de las ciudades de las barricadas levantadas por los manifestantes, a los que descalificó como una "minoría llena de odio". En vídeo, protestas en nicaragua el lunes.

La tipificación incluye a las personas que cometan actos para "alterar el orden constitucional u obligar a un gobierno o abstenerse de hacerlo", lo que según la oposición, busca criminalizar las protestas.

Mientras, Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay, en un comunicado conjunto, expresaron su preocupación por la situación de Nicaragua y denunciaron la "violación de los derechos humanos y las libertades fundamentales" que se produce en este país.

Rupert Colville, alto comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos, exhortó al gobierno de Nicaragua a detener la violencia en contra de la población.

  • Leon Brazil