Petroleras presionan por nuevos aumentos en los precios de los combustibles

Iguacel deberá responder al pedido que le hicieron las empresas del sector para que se revea el ajuste pre acordado con Juan José Aranguren antes de su inesperada salida de la cartera de Energía.

Es que cuando se concretó ese acuerdo, el dólar estaba a 25 pesos y el viernes pasado cerró a 29,58 pesos. Por eso, en el sector consideran que esa remarcación ya quedó atrasada.

Entre las estaciones de servicio, el consenso es que hacia el viernes que viene se estaría confirmando un aumento que rondará el 5%.

La petrolera manifestó que el 3 por ciento pautado inicialmente resultaba insuficiente. El Gobierno estudia reinstalar el "barril criollo", que es un precio de referencia local. Ese mecanismo, que fue pergeñado durante el kirchnerismo, creó distorsiones en el sector.

Las petroleras aseguran que tienen un retraso de sus importes del 30%. Es por el aumento del precio del crudo -que cotiza en dólares- y la devaluación del peso frente al dólar, que es imposible de medir porque nadie sabe hasta dónde puede llegar. Aunque la empresa cotiza en las bolsas (Buenos Aires y Nueva York) y no puede adelantar números, hay preocupación en sus directivos por el resultado del próximo trimestre.

En el mercado de los combustibles, Aranguren prometió un congelamiento tarifario entre mayo y julio.

Lo había hablado con las principales petroleras locales y estuvo en efecto por unas semanas.

Las subas se darían a partir de este mes y serían del orden del 3% pero, en realidad, la actualización fue superior a esa estimación con un incremento del 5% para las naftas y un 8% para el diésel.

Al igual que con el dólar, si sube el combustible, en nuestro país, "sube todo".

En un contexto inflacionario adverso tras la súbita devaluación, los combustibles tendrán un nuevo ajuste en los próximos días.

  • Monte Muniz