Policías y paramilitares atacan la ciudad rebelde de Masaya — Nicaragua

En medio de los enfrentamientos, el nuncio apostólico en Nicaragua, Stanislaw Waldemar Sommertag, llamo al gobierno y a los opositores a pactar una tregua y dialogar.

Como resultado de la represión gubernamental de las protestas masivas, 280 personas han perdido la vida, desencadenando el rechazo por parte de la comunidad internacional.

Ahora comparte una casa con varios compañeros que, como él, lograron escapar de la ofensiva 'orteguista' del martes, que dejó dos muertos, un joven manifestante y un policía, de acuerdo con el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH).

En 2017 se registraron 432 muertes violentas, de acuerdo con datos oficiales, por lo que la cifra de fallecidos en tres meses de protestas se acerca a la cantidad de crímenes perpetrados en el año anterior, tomando en cuenta la información de Anpdh.

La Organización de los Estados Americanos (OEA) también se sumó a la condena contra la represión de las fuerzas policiacas y paramilitares en Nicaragua.

Estados Unidos aseguró que el asalto a la ciudad de Masaya por parte de las fuerzas del Gobierno supone "otro claro ejemplo" del deseo de Ortega de "aferrarse al poder".

"El pueblo de Monimbó y Masaya han sido masacrados", dijo un miembro del Movimiento 19 de Abril Masaya en un mensaje de audio.

El ataque del martes fue el " más fuerte " que lanzaron contra Masaya, relató a la AFP Cristian Fajardo, dirigente estudiantil.

EEUU condenó los ataques constantes de los "parapolicías" de Daniel Ortega contra estudiantes universitarios, periodistas y sacerdotes en todo el país, además de la detención arbitraria de los líderes de la Alianza Cívica.

La portavoz instó al Ejecutivo nicaragüense a convocar elecciones para así poner fin de manera "inmediata" a la ola de violencia.

Los paramilitares en el barrio de Monimbo en Masaya, Nicaragua, el 18 de julio de 2018. Un diálogo tenso se abre el 16 de ese mes entre el presidente y la oposición con el respaldo de la Iglesia católica, pero se suspende tras una semana, por la falta de acuerdo sobre la democratización del régimen. "Exigimos el cese de este tipo de declaraciones y manipulaciones que no contribuyen en nada a crear el clima necesario para el diálogo entre nicaragüenses", concluyó.

El jefe de Policía de Masaya, Ramón Avellán, había anunciado en la víspera que intervendrían "al costo que sea" en la ciudad para remover todos los tranques (retenes) y barricadas instalados por manifestantes que protestan contra Ortega. "El mundo está observando", escribió. Las protestas contra Ortega se iniciaron el 18 de abril, por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, proclamó el miércoles la "victoria" del gobierno al retomar por la fuerza el control de la ciudad rebelde de Masaya y derrotar un plan "terrorista y golpista".

Managua- El Gobierno de Nicaragua tomó ayer el control de la ciudad de Masaya, a unos treinta kilómetros de Managua, tras un intenso bombardeo de más de siete horas de duración sobre la comunidad indígena de Monimbó que causó al menos tres muertos, según activistas.

  • Leon Brazil