Presidenta del PT denuncia violencia contra los derechos de Lula

Cuando Lula hacía exámenes físicos para dejar el lugar de detención, a las 19:30 hora local (22:30 GMT), la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba (sur), llegó un fallo de Thompson Flores quitándole el caso a Favreto y colocándolo en manos del juez de segunda instancia a cargo de la causa "Lava Jato", Joao Gebran Neto.

El ajedrez político en Brasil sufrió ayer un nuevo sacudón con tres decisiones judiciales a favor y en contra del expresidente Luis Inácio Lula da Silva.

Horas después el juez João Gebran Neto bloqueó la decisión de Favreto y ordenó a la policía y a las autoridades que no tomaran ninguna acción, por lo que Lula permanecería recluido.

En su decisión, el magistrado de guardia concedió un hábeas corpus solicitado por el Partido de los Trabajadores (PT) y determinó que la prisión le impedía a Lula da Silva ejercer sus derechos como precandidato a la Presidencia de Brasil.

La noticia fue abordada por Daniel Matamala y Mónica Rincón en su habitual editorial de CNN Prime, donde recordaron que el ex presidente brasileño fue "condenado en primera y segunda instancia a doce años de cárcel por delitos de corrupción, lo que lo inhabilita para ser candidato", aunque "es cierto que tiene recursos pendientes".

"El juez federal de guardia, con todo el respeto, es una autoridad absolutamente incompetente para sobreponerse a la decisión del colegiado" del TRF4 y también "del plenario del Supremo Tribunal Federal", que ya negó la liberación de Lula recientemente, adujo Moro en su despacho.

El juez Favreto argumentaba su decisión en que la pre-candidatura de Lula a las elecciones del próximo octubre (la candidatura oficial solo puede ser anunciada en agosto) es un "episodio nuevo" que afecta a la condición de preso de Lula, por lo que se debe permitir su plena libertad para que pueda cumplir la aspiración de participar de hecho en el proceso democrático.

Lula da Silva está acusado de recibir un apartamento en la costa de São Paulo por parte de la constructora OAS, como retribución por favorecer con contratos a la petrolera estatal Petrobras.

Alckmin sugirió que el juez que intentó liberar a Lula "hacía el juego de los enemigos de la democracia" y Ciro Gomes, pese a estar en el ámbito de una izquierda que defiende la inocencia del líder del PT, afirmó que "asusta ver a magistrados que actúan de una forma en que se pone en duda su imparcialidad".

""¡Lula libre ahora!" se podía leer en la cuenta de Twitter del exmandatario poco después de que se publicara la orden de liberación.

Lula, mientras tanto, sigue arrestado en la sede de la Policía Federal de Curitiba, capital del estado de Paraná y epicentro de la operación Lava Jato, la cual le ha conducido a prisión.

  • Leon Brazil