Querellan al juez que ordenó salida de Lula de la cárcel

Ese fallo fue ratificado por una corte de apelaciones en enero.

Dirigida al Poder Judicial de Brasil, la misiva que aboga "por la defensa de la democracia", fue firmada por personalidades de la izquierda chilena, destacando al presidente del PS, Álvaro Elizalde, el presidente del Senado, Carlos Montes; la presidenta de la Cámara de Diputados, Maya Fernández, los senadores socialistas Rabindranath Quinteros, Juan Pablo Letelier y José Miguel Insulza, el ex ministro Carlos Ominami; al igual que los diputados Gabriel Boric (MA), Giorgio Jackson (RD), entre otros.

"Lula estuvo secuestrado entre decisión y decisión", acusó el jefe del bloque del PT en el Senado, Linbergh Farias.

Unos minutos después, Favreto expidió su segundo comunicado del día, reafirmando su decisión y advirtiendo que el incumplimiento de la medida acarrea una "responsabilidad de orden judicial". Favreto respondió ordenando a los agentes que obedecieran su decisión.

La prensa brasileña no pasó por alto que el magistrado fue miembro del PT durante cerca de 20 años y que trabajó en varias ocasiones como consejero del gobierno de Lula.

No obstante, Favreto ha resaltado que el encarcelamiento de Lula, "ilegal e inconstitucional", no podía restringir los derechos políticos ni los "actos inherentes a la condición de precandidato" del exmandatario.

Pero, para seguir rizando el rizo, el juez Favreto volvió a la carga y poco después de las 16H00 locales emitió una nueva orden en donde pedía la liberación de Lula en el plazo de una hora.

En un auto, Moro cuestionó la competencia Favreto para mandar excarcelar a Lula, pero el juez de guardia salió al paso inmediatamente y mantuvo en un nuevo documento la liberación del expresidente de manera urgente. Por el momento, Lula continuará detenido.

Gebran Neto había argumentado que no existen causas que justifiquen la decisión de liberar al expresidente y reivindicó su liderazgo en el caso como "juez natural para este proceso".

En medio del caos judicial, además, se sucedieron otras situaciones complejas.

Favreto señala también a Sergio Moro, el juez federal que condenó a Lula, a quien, según sus declaraciones, el Consejo Nacional de Justicia debería investigar por una "posible falta funcional".

"Según su versión, el ex presidente preguntó: "¿Ustedes creen que me van a soltar tan fácil?"

El líder del PT cumple una condena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción pasiva y blanqueo de capitales por aceptar un apartamento tríplex de lujo en Sao Paulo como pago de la constructora OAS por sus favores políticos. A inicios de este año, en segunda instancia, el TRF-4 aumentó su condena a 12 años y en abril el líder politico ingresó a prisión.

"Moro, Thompson, Gebran y los delegados de guardia en la Policía Federal (PF) en Curitiba son todos cómplices de la misma violencia contra los derechos de Lula, contra la democracia y contra la libertad del pueblo de votar en quien mejor lo representa en las elecciones presidenciales de octubre", denunció.

  • Leon Brazil