Rescatan a 12 niños y entrenador de una cueva en Tailandia

Todos fueron rescatados a salvo tras un operativo plagado de obstáculos que terminó la noche del martes.

En el vídeo publicado por los SEAL se recoge los diferentes momentos del rescate, desde cómo los buzos tienen que sumergirse en las turbias aguas que inundaban completamente algunos tramos de la cueva hasta imágenes en las que se ve cómo un niño es sacado de la cueva por los rescatadores pasando por las dificultades que pasan los miembros del equipo para introducir en la cueva las bombonas de oxígeno que usaron para salir los niños.

Algunos de los niños tailandeses que estaban atrapados en una cueva en Tailandia fueron sacados de la gruta en camillas estando "dormidos", afirmó este miércoles un socorrista, excomando de la Marina tailandesa que participó en la operación. Según reporta el propio primer ministro De tailandia, Prayut Chan-o-chau, durante el proceso para salir de la cueva, los equipos médicos suministraron ansiolíticos a los niños para evitar ataques de pánico.

Un equipo de 90 experimentados buzos, 40 de Tailandia y 50 extranjeros, flanqueados por comandos de la marina tailandesa, trabajaron en las cuevas Tham Luang, en una operación de rescate "extremadamente difícil".

Las lluvias de este martes añadieron presión a las operaciones para rescatar a los cuatro niños restantes y a su entrenador. Los chicos aparecen sentados en sus camas con máscaras en la cara y saludando a la cámara.

Los doctores son cautos sobre su estado por el riesgo de infecciones y los niños están aislados en el hospital, aunque recibieron una recompensa: pan untado con chocolate, como habían pedido.

Los médicos indicaron que es necesario mantener un protocolo de seguridad, pues el sistema inmune de los rescatados es muy débil y podrían contraer cualquier enfermedad. En declaraciones a la prensa, el funcionario dijo que los niños y su entrenador perdieron un promedio dos kilogramos de peso durante su calvario, pero que generalmente se encontraban en buenas condiciones y no mostraban signos de estrés.

Los chicos están todos juntos en el hospital.

  • Leon Brazil