YPF: fallo de EEUU contra Argentina por la expropiación

La Corte del Distrito Sur de Nueva York decidió hoy que la demanda de un fondo buitre contra la Argentina por la expropiación de la petrolera YPF debe seguir curso en ese país y no ser trasladada a Buenos Aires. Se trata de un juicio por unos 3.000 millones de dólares iniciado por el fondo buitre Burford Capital, que compró los derechos para litigar por las compañías del Grupo Petersen, de la familia Eskenazi.

La decisión inicial de esa Corte implica que la litigación se realizará en el país norteamericano, y no se trasladará a Buenos Aires tal como lo había solicitado el gobierno argentino. A partir del fallo de la Corte del Distrito Sur de Nueva York el juicio seguirá adelante en los Estados Unidos con resultado impredecible en el mismo tribunal que supo ocupar el ya fallecido Thomas Griesa. Una posibilidad que se baraja es la decisión de la Procuración del Tesoro de requerir un procedimiento que en los tribunales de Estados Unidos se conoce como "discovery process", que obligaría a la justicia norteamericana a investigar a los dueños del fondo Burford Capital, responsable de la demanda, y a conocer cómo fue el camino desde YPF privada hasta la expropiación que ahora es materia de investigación.

"Fue un error muy grave haber confiscado una empresa como hizo el gobierno anterior para luego ir al Congreso y convertir eso en una expropiación", aseguró el presidente Mauricio Macri para un medio español en abril de este año, en una declaración que pareció vulnerar la propia estrategia nacional para evitar que la justicia estadounidense fallara contra la Argentina por las demandas de fondos buitres por la recuperación de YPF como empresa nacional durante el kirchnerismo.

Recientemente, Burford vendió 15% del juicio con YPF por unos u$s66 millones.

Por la estatización, el gobierno de Cristina Kirchner terminó por compensar a Repsol con unos 5.000 millones de dólares, mientras que las firmas de la familia Ezkenazi terminaron por ser vendidas por la imposibilidad de cubrir las deudas, entre otras, la contraída con la propia Repsol.

Además, y de acuerdo a los analistas del mercado, Burford lleva adelante el juicio a nombre de un porcentaje general que no superaría el 35%. Por lo tanto, el porcentaje restante de la demanda es propiedad de un tercero, quien podría recibir nada menos que unos u$s 2.250 millones si gana la demanda.

El grupo Petersen llegó a tener un 25% por ciento del paquete accionario de la compañía petrolera. En su presentación, las legisladoras advirtieron que se trató "de un negocio financiero que se aleja de la necesidad de explotación y exploración que debía ser objetivo de una empresa con el objeto social de YPF".

  • Leon Brazil