YPF volvió a aumentar sus combustibles

Este sábado por la mañana, los mendocinos encontraron que las naftas de la petrolera estatal marcaban un 1 por ciento por arriba del precio con que se estaban vendiendo. También influyó el incremento (de entre 5 y 7%) dispuesto por el Gobierno en el valor de los biocombustibles.

Los números de los estacioneros son abrumadores. Ese mes el barril pesificado costaba $ 1.380,07.

Si se proyecta el guarismo completo, la nafta más barata debería costar $ 33,12.

El sector ha manifestado sus intenciones de corregir los precios en un orden que iría entre un 30 y un 35% en el segundo semestre de este 2018.

En ese sentido, dijo que "hay empresas que se acostumbraron a ese sistema y no quiere competir, porque capacidad de refinamiento hay, crudo hay, capacidad de importar y exportar libremente hay, con lo cual no hay ninguna razón para que falte".

Según el dirigente, "un problema que hasta la semana pasada era de abastecimiento de las estaciones de servicio blancas, ahora pasó a ser un problema de algunas estaciones de servicio de bandera". Y es el segundo incremento en lo que va de la semana, ya que se había registrado un ajuste de hasta un 5% el domingo pasado. Se trata de un alza superior al 3% que las petroleras habían acordado subir tanto en junio y julio y que eleva la suba acumulada en el año hasta el 18%.

En declaraciones a la prensa, el ministro de Energía, Javier Iguacel, cargó contra el kirchnerismo al afirmar que "generó muchas distorsiones" entre la producción y las tarifas de los combustibles.

Desde la medianoche de este viernes, el Yacimiento Petrolífero Fiscal (YPF) aplicó un nuevo incremento a los productos que ofrece en sus diferentes expendedoras en todo el país.

  • Monte Muniz