Abusó y embarazó a una de sus hijas

Un hombre de Plaza Huincuil, en Neuquén, reconoció su culpabilidad ante la justicia y evitó ir a un juicio por jurado tras haber violado a una de sus hijas mientras se encontraba en libertad condicional por el abuso de otra de sus hijas. Esto permitió que la chica develara el abuso y, finalmente, el hombre fue acusado por la fiscalía. La pena que deberá cumplir se resolverá en una audiencia de determinación de pena en los próximos días y podría superar los 10 años por tratarse de un reincidente. No solo por la gravedad del delito sino porque además el autor confeso repitió un patrón.

Debía estar en la cárcel hasta el 2020, aunque el año pasado cumplió los dos tercios de la condena y pidió la libertad condicional.

El primer abuso ocurrió en 2012 y su hija tenía 16 años. Aprovechó que la adolescente estaba sin fuerzas para abusar de ella, dejándola embarazada. Por este hecho la Justicia lo condenó a ocho años de prisión. Sin embargo, mostró buena conducta y evitó mantener contacto fluido con otros presos. De hecho, la joven no conocía a su padre, pero al recuperar la libertad y por una cuestión de identidad, ella quiso saber de su él y fue así como inició el acercamiento y logró establecer el vínculo. Fue la excusa para que el abusador, una vez que ganó su confianza, le pusiera un somnífero en la bebida durante una cena y todo volviera a repetirse.

Por esta violación, la chica quedó embarazada y a principios de este año tuvo un aborto espontáneo, que la ayudo, con el apoyo de su madre, a poder develar el episodio sufrido. El martes, en una audiencia de control de acusación se terminó llegando a un acuerdo parcial por el que el hombre admitió su responsabilidad para evitar llegar a un juicio por jurados.

El hombre quedó detenido con prisión preventiva acusado de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo.

La pena por este delito va de 8 a 20 años, a los que hay que sumarles la reincidencia del agresor sexual, que estaba en libertad condicional, por lo que se presume que podría pasar entre 14 y 17 años tras las rejas.

  • Leon Brazil