Diálogo entre gobierno colombiano y rebelde ELN finaliza sin acuerdos

- El jefe del equipo negociador del Gobierno colombiano con el ELN, Gustavo Bell, dijo hoy que es "razonablemente optimista" de que pueda alcanzarse un acuerdo de paz con esa guerrilla, tras concluir el sexto ciclo de conversaciones en La Habana.

El primer cese del fuego fue pactado por ambos bandos el 4 de septiembre de 2017 y rigió del 1 de octubre al 9 de enero de 2018.

El grupo insurgente insistió así en su aspiración de que el gobierno entrante "dé continuidad al desarrollo de esta agenda y de estas conversaciones".

El comunicado advierte que si bien no llegaron a acuerdos completos sobre partición de la sociedad y cese al fuego, el camino recorrido hacia ellos fue significativo.

-Según lo anticipó este miércoles el senador Roy Barreras, partícipe en las negociaciones de La Habana, los cabecillas del Eln no aceptaron las condiciones impuestas por el gobierno nacional para acordar un nuevo cese al fuego y de hostilidades, esto es, poner fin a los secuestros y a los atentados terroristas.

En este sentido, Beltrán afirmó que dentro de las consideraciones que quieren fortalecer con esta nueva sesión está el objetivo de eliminar el tinte violento de la política colombiana, exhortando al Gobierno a ser empático con tal fin.

Rodrigo Rivera, enunció que en los próximos días se adelantará el proceso de empalme con el Gobierno de Iván Duque, para los cuales quien ha venido ínterlocutando en su representación ha sido Miguel Ceballos, quién será designado como Alto Comisionado de Paz. "Avanzamos en la precisión de los elementos necesarios para sentar las bases de un nuevo acuerdo, quedando pendiente concertar otros que permitirán su implementación y hacer más efectivo el trabajo del Mecanismo de Veeduría y Verificación".

El jefe de la delegación de la guerrilla, Pablo Beltrán, había augurado desde el martes que estas quedarían como tareas pendientes para tratar con el nuevo Gobierno, que se posesionará este 7 de agosto.

Aclaró que la alternación del poder en Colombia (establecido por la Constitución) deja en manos del próximo mandatario la decisión de continuar el proceso de pláticas, aunque esclareció que la propia Carta Magna de ese país también contempla la paz como un deber y un derecho.

El gobierno colombiano y el rebelde ELN finalizaron el sexto ciclo de las negociaciones sin lograr un acuerdo de cese al fuego bilateral.

Sobre la participación de la sociedad en la construcción de la paz, las delegaciones señalaron que esta "se pondrá en marcha una vez se construya su diseño completo y la Mesa de Diálogos lo apruebe".

Las partes reconocieron el respaldo de la comunidad internacional al proceso, que ha contado con Cuba, Brasil, Chile, Noruega y Venezuela como garantes, y Alemania, Holanda, Italia, Suecia y Suiza, como países de apoyo y acompañamiento, además del Consejo de Seguridad de la ONU.

  • Leon Brazil