Elon Musk celebró su cumpleaños solo, deprimido y hundido en Tesla

Los analistas no vieron nada que sugiriera que Tesla no pueda producir 5,000 automóviles Model 3 por semana en la actualidad y aumentar esa cantidad en 1,000 por semana "muy pronto".

La imagen pública de Elon Musk, el magnate fundador de la empresa de autos eléctricos Tesla y de la fabricante de cohetes SpaceX, es la de un hombre de posiciones firmes que quiere revolucionar el mundo.

Musk también dijo que no lamentaba su reciente tweet que decía que estaba considerando sacar a Tesla del mercado, un comentario inesperado que admitió que nadie había visto o investigado antes de publicarlo.

Elon Musk asegura que "Lo peor ha pasado desde el punto de vista operativo de Tesla, pero desde el punto de vista del dolor personal, lo peor está por venir", revela en una de las entrevistas más reveladoras que ha concedido jamás a un medio de comunicación. Además, afirmó que estaba en negociaciones con los principales inversores de la empresa en relación con este proceso. Patrick Archambault, un exanalista de Goldman, causó suspicacia en 2016 al elevar la recomendación para las acciones de Tesla de "neutra" a "compra" pocas horas antes de anunciarse que su empresa administraría una venta de acciones nuevas de Tesla junto a Morgan Stanley.

El empresario multimillonario descartó las especulaciones de que el precio de las acciones de Tesla que citó en el tuit, 420 dólares, era una pista de que estaba fumando marihuana.

En la entrevista Musk, de 47 años, asegura que el cansancio -tras trabajar 120 horas a la semana y no haberse tomado más de una semana libre desde 2011- es la explicación a su comportamiento. La marihuana no es útil para la productividad.

En una publicación de blog a principios de esta semana, Musk dijo que el tuit sobre "fondos asegurados" se refería a las conversaciones que mantuvo con el fondo soberano de riqueza de Arabia Saudita, lo que lo hizo creer que "no hay dudas" de que podría cerrarse un acuerdo.

Según el New York Times, el consumo de este fármaco ha preocupado a algunos miembros de la junta directiva de su compañía, que se preguntan si tiene un efecto sobre los tuits que envía Musk de madrugada. "Hubo momentos en que no abandonaba la fábrica durante tres o cuatro días, otros en los que no salía a la calle", sostiene Musk que ha visto como en los últimos tiempos no ha podido ver a sus hijos ni a sus amigos".

Atribuyó gran parte de su estrés a los vendedores en corto que apuestan contra las acciones de Tesla, diciendo que se está preparando para "al menos unos meses de torturas extremas de los vendedores en corto, que están empujando desesperadamente una narrativa que posiblemente resultará en la destrucción de Tesla".

"Si tiene a alguien que puede hacer un mejor trabajo, hágamelo saber", añadió a The Times. "Pueden tomar las riendas ahora mismo", declaró para el rotativo estadounidense.

  • Monte Muniz