Espectaculos: Kevin Spacey protagoniza un fracaso en recaudación con Billionaire Boys Club

Kevin Spacey se declaró gay y pidió disculpas a Rapp.

La increíble recaudación parece ser el clavo final en el ataúd de la carrera de Spacey: "Billionaire Boys Club" es el último filme que rodó previo a las acusaciones, y desde entonces el actor no ha vuelto a trabajar y se encuentra recluido, esperando las consecuencias legales de sus acciones pasadas.

El 8 de febrero, un hombre informó que había sido asaltado sexualmente en 2008 en Lambeth, el barrio londinense donde reside el teatro Old Vic. Otro hombre se presentó el 14 de febrero diciendo que había sido abusado sexualmente en Gloucester en 2013, mientras que la tercera acusación provino de alguien que alegó haber sido asaltado por Spacey en Westminster en 1996. El filme fue la última película que fue rodada por el ex protagonista de House of Cards antes que se descubriera todo el escándalo sexual en que se viera envuelto. A 10 meses de haber sido acusado de acoso y abuso sexual y luego de que Netflix decidiera retirarlo de "House of Cards", el intérprete está transformado en un fracaso taquillero. En la compañía explicaron que esperaban que el mal comportamiento de una persona no arruinara el esfuerzo de todo el equipo, que merece ver el resultado de su trabajo.

Así lo reflejó el estreno de "Billionaire Boys Club", el primer largometraje de Spacey tras las denuncias, la cual recaudó apenas US$ 126 en su primer día (cerca de $84 mil) y US$ 425 durante todo el fin de semana ($ 283 mil).

Según los cálculos de The Hollywood Reporter, la película solo recaudó un promedio de $12.60 dólares por sala, lo que implica que no más de dos personas asistieron por función. La mejor taquilla, de 45 dólares, se registró en la ciudad de Middletown, en Connecticut.

  • Gilberto Valderrama