Evo Morales inaugura con una fiesta el polémico palacio presidencial de Bolivia

La fiesta de inauguración se desarrolló entre marchas de los grupos sindicales y organizaciones de campesinos, acompañadas de una celebración en honor a la Pachamama (Madre Tierra) encabezada por Evo Morales, así como de una ofrenda andina que concluyó en la bendición impartida por el cardenal Ticona de la Casa Grande.

Todas las personas que asistieron a esa inauguración y la población que siguió la transmisión en vivo del evento, saben y están conscientes de que el primer mandatario nunca usó esas palabras y que en todo momento se refirió a la construcción como la ‘Casa Grande del Pueblo, designación correcta del edificio”.

La intención de visitar el despacho del presidente Evo Morales quedó truncada, dado que el recorrido no incluyó el ingreso al piso 23, nivel en el que estaría ubicado dicho espacio y por el que se generó gran controversia, tomando en cuenta que se informó de la existencia de un gimnasio, jacuzzi, dos saunas y hasta una sala de masajes en su interior.

El nuevo inició su construcción desde 2014 con una inversión de 36 millones de dólares.

Asimismo, esta compuesto por 29 plantas que darán cabida a cinco ministerios, fuente con la que Morales pretende recuperar el gasto invertido ya que, como ha indicado, al trasladarse al palacio no tendrán que pagar el alquiler de las oficinas que ahora ocupan y eso supondrá una recuperación económica en menos de cinco años. Se levanta con una superficie construida de casi 31.800 metros cuadrados donde antes estuvo una casa patrimonial.

El edificio rescata las características de la arquitectura tiwanakota de solidez, sencillez y simetría.

Al respecto, comentó que el coste fue de algo más de 34 millones de dólares, de alrededor de 1.000 dólares por metro cuadrado, cuando en La Paz la media es de 1.200 a 1.500 dólares en ese tipo de construcciones.

Cinco ministerios ocuparán la nueva sede del gobierno boliviano, que ingresará en funcionamiento este viernes en el marco de los festejos patrios. Además, será abierta a la ciudadanía, a los sectores sociales y a los turistas por su vista desde el helipuerto, ubicada en la terraza del edificio.

Los ministerios de la Presidencia, Comunicación, Culturas y Turismo, Medio Ambiente y Energías se trasladan a la nueva infraestructura.

El actual Palacio de Gobierno de la plaza Murillo se convertirá en un museo que expondrá el patrimonio de la época colonial y republicana.

El Palacio Quemado fue construido entre 1845 y 1853, durante el gobierno de José María Ballivián.

  • Leon Brazil