Hallan exoplanetas que pueden albergar vida como la Tierra

Investigadores de la Universidad de Cambridge, del Reino Unido, descubrieron que las posibilidades de vida en la superficie de un planeta rocoso como la Tierra pasan por el tipo y la fuerza de la luz emitida por la estrella de su sistema.

El resultado sugiere que las estrellas que emiten la suficiente luz ultravioleta (UV) serían las causantes de activar la vida en los planetas que están en su órbita, activando una serie de reacciones químicas que facilitan la vida.

Al comparar los resultados tanto en oscuridad como en luz, descubrieron que las estrellas de la misma temperatura que el sol emitían la suficiente luz como para que se formaran los bloques de construcción de vida en la superficie de sus planetas.

"Este trabajo nos permite reducir los mejores lugares para buscar vida". Rimmer es el primer autor del artículo: "Nos acerca un poco más a preguntarnos si efectivamente estamos solos en el Universo", dice.

En un artículo publicado en 2015, el grupo del Profesor Sutherland en el MRC LMB propuso que el cianuro, aunque un veneno mortal, era de hecho un ingrediente clave en la sopa primordial de la que se originó toda la vida en la Tierra. Es decir, el carbono de los meteoritos que se estrellaron contra nuestro planeta interactuó con el nitrógeno de la atmósfera y, juntos, formaron el cianuro de hidrógeno. Este se convirtió en lluvia que llegó a la superficie, en donde interactuó con otros elementos de diversas formas, en el cual la luz UV tuvo su parte.

Los dos grupos realizaron una serie de experimentos de laboratorio para medir cuán rápidamente se pueden formar los componentes básicos de la vida a partir de cianuro de hidrógeno e iones de sulfito de hidrógeno en agua cuando se exponen a la luz ultravioleta.

"Después de estos experimentos, como astrónomo, mi primera pregunta es siempre qué tipo de luz está usted usando, la cual un químico quizás nunca se preguntó", dijo Rimmer. "Empecé midiendo el número de fotones emitidos por las lámparas y entonces me dí cuenta de que esta luz, considerando las diferentes estrellas, era el siguiente paso a considerar".

Así, los investigadores sugirieron que estrellas de la misma temperatura que el Sol emiten suficiente luz para que se desarrolle la vida, mientras que las estrellas más frías no producen suficiente luz para que los lípidos, nucleótidos y aminoácidos se conviertan en células vivas. Los telescopios de próxima generación, tales como TESS y James Webb Telescopes de la NASA, con suerte podrán identificar y potencialmente caracterizar a muchos más planetas que se encuentran dentro de la zona de abiogénesis.

Por otro lado, la investigación plantea que también es posible que si hay vida en otros planetas, se haya desarrolle o se desarrolle de una manera totalmente diferente a como lo hizo en la Tierra.

Por el momento, Rimmer no se ha aventurado a confirmar cómo de determinantes son las pruebas que ha descubierto, "dado que solo tenemos un ejemplo, pero tiene sentido buscar lugares que se parecen más a nosotros", continúa.

Añadió que "hay una distinción importante entre lo que es necesario y lo que es suficiente".

  • Buena Jesus