NASA intentará el lanzamiento de la sonda solar Parker

El cohete Delta IV Heavy de la compañía United Launch Alliance despegó a las 03.31 hora local (09:31, hora española) desde la base aérea de Cabo Cañaveral de la Agencia Aeroespacial de EEUU (NASA) con la sonda a bordo.

Con unas predicciones meteorológicas favorables del 95 por ciento y tras haber resuelto los problemas que habían hecho cambiar las fechas de lanzamiento dos veces, la NASA reprogramó ayer, para este domingo, el inicio de esta misión, que considera "histórica". La sonda se aproximará a 6,1 millones de km de nuestra estrella, mucho más dentro que la órbita de Mercurio (está a unos 57 millones de km del Sol) y más de siete veces más cerca que cualquier otra nave espacial anterior (Helios 2 llegó a 43 millones de km en 1976).

Los científicos confían en que esta misión pueda contribuir a resolver cuestiones como la diferencia de la temperatura de la atmósfera del astro rey que está a más de un millón de grados mientras que la propia superficie solar está a 6,000 grados. Tras años de investigación, los investigadores han hallado una manera de que la sonda resista a un calor equivalente a 500 veces lo que experimentamos en la Tierra y realizar, así, observaciones "in situ". La parte frontal del escudo solar de la astronave soportará temperaturas cercanas a los mil 377 grados Celsius.

La sonda, de dimensiones pequeñas ─65 kilos y 3 metros de altura─ llegará a una distancia de seis millones de kilómetros del Sol, lo que equivale a cuatro centímetros de él si la Tierra estuviera a un metro del Sol.

Pero esta no será su única y gran hazaña: también será el objeto creado por la humanidad que alcanzará la mayor velocidad hasta el momento gracias a la asistencia gravitacional de Venus llegará a los 200 kilómetros por segundo en determinados momentos.

La sonda Parker Solar Probe volará por primera vez hacia la capa más externa de la atmósfera solar, conocida como corona, para "ampliar nuestros conocimientos" sobre el origen y la evolución del viento solar.

Como en todas las grandes ocasiones, la NASA programó un especial televisivo en directo en el que el optimismo hoy se vio contagiado por el temblor que el despegue hizo sentir en el estudio. "Vamos a aprender algo en los próximos años", dijo Eugene Parker, el astrofísico de 91 años que pronosticó la existencia del viento solar hace 60 años y da nombre a la sonda.

  • Buena Jesus