Senador Álvaro Uribe propuso aumento "extraordinario" del salario mínimo

"En los otros elementos o indicadores que están sujetos al salario mínimo, el presidente de la República, si se aprueba este proyecto, tendrá facultades para decir qué se excluye de ese impacto", explicó Uribe.

Si se hace el 'dichoso' aumento, lo que buscarían es que vaya a los fondos de cesantías, como un dinero extra.

Duque debería regular todo lo anterior, incluyendo cuándo y cómo podrían los trabajadores retirar la plata del fondo.

Esa propuesta, que los economistas y centros de pensamiento más visibles han calificado como antitécnica y con más bases políticas que económicas, muestra que el poder de Uribe es tal que mientras otros congresistas presentan proyectos de ley sin que ni los medios los registren, este ya tienen en una encrucijada a cuatro grandes poderosos del país.

Además, es inusual un congresista pida al Congreso darle facultades extraordinarias al Presidente, pues para que esas facultades sean constitucionales el presidente o su ministro del ramo tiene que pedirlas expresamente.

"Propusimos Estado austero y transparente, menos impuestos y más salario mínimo: hoy presentaremos el proyecto para un aumento extraordinario del salario mínimo", dijo el exmandatario, sin dar más detalles de la iniciativa.

El presidente de la CUT, reiteró que no están de acuerdo que se dé facultades extraordinarias al presidente Duque, para expedir adicionalmente el decreto del salario mínimo con una serie de normas con fuerza de ley en materia financiera y tributaria, porque desbordaría facultades y sería, una oportunidad para lo que se da por un lado, eliminarlo por otro.

Como era de esperarse la iniciativa generó todo tipo de reacciones, así como muchos aplaudieron la propuesta, por considerarla pertinente para el beneficio de los colombianos asalariados, otros tildaron a Uribe de populista y señalaron que su proyecto podría ser una cortina de humo para que no caiga tan duro un incremento en los impuestos para los colombianos.

La estabilidad del incremento extraordinario fijado, como base para el incremento del salario mínimo mensual ordinario en el año 2019 y a partir de ahí en las siguientes anualidades.

En la región, los rangos más bajos del salario mínimo se ubican en Brasil con $876.000; Bolivia con $866.000; Colombia con $781.242; México con $408.598 y Venezuela, que con el último aumento decretado por el gobierno de Nicolás Maduro de 35 veces superior al actual, estableció un salario mínimo cercano a $135.000.

En eso coincidió Sergio Clavijo, presidente de Anif, a quien le parece "inconveniente crear instrumentos discrecionales que rompan la regla universal de acompasar los ajustes del salario mínimo con la inflación y las ganancias en productividad laboral".

En todo caso, Asofondos, el gremio de las AFP solo ha dicho que está estudiando la propuesta.

  • Monte Muniz