Trump condenó el racismo a un año de los disturbios en Charlottesville

La red ultraconservadora "Unite the Right" había obtenido en aquel momento autorización para una concentración en Charlottesville en protesta contra un proyecto de la alcaldía de retirar una estatua del general confederado Robert E. Lee.

Al culminar la marcha se desencadenaron choques entre los supremacistas blancos y contra-manifestantes, que fueron embestidos por un simpatizante neonazi causando la muerte de una mujer y 19 heridos.

Los convocantes prevén que unas 400 personas se manifiesten hoy a partir de las 17.30 hora local (21.30 GMT) en el Parque Lafayette frente a la Casa Blanca, según figura en el permiso que pidió al Ayuntamiento Jason Kessler, organizador de la trágica marcha "Unir a la Derecha" celebrada en Charlottesville.

Después de exhibir durante horas símbolos fascistas, un manifestante neonazi embistió con su vehículo a una multitud que participaba en una contramarcha antirracista, acto que acabó con la vida de una mujer, Heather Heyer, e hirió a otras 19 personas.

Un importante dispositivo policial será puesto en marcha, principalmente para impedir que los dos grupos entren en contacto.

Aquella marcha había comenzado el 11 de agosto con cientos de simpatizantes neonazis, hombres portando rifles, lanzando consignas nacionalistas y empuñando antorchas, en escenas que evocaron los mítines racistas del sur de Estados Unidos antes del surgimiento del movimiento por los derechos civiles universales.

El mensaje de Trump contrasta con las controvertidas declaraciones que hizo hace casi un año, cuando responsabilizó de la violencia tanto a los grupos neonazis como a los manifestantes de izquierda y aseguró que había gente "muy buena" entre los supremacistas.

"Los disturbios en Charlottesville hace un año causaron muerte y división sin sentido".

"Debemos estar unidos como nación".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lamentó el sábado los incidentes.

"Hace un año, en Charlottesville, fuimos testigos de una fea exhibición de odio, racismo, intolerancia y violencia", dijo Ivanka en el primero de sus tres tuits. "Paz para TODOS los estadounidenses", añadió en su mensaje previo a la manifestación de este domingo.

Tras la protesta y los incidentes, Trump recibió duras críticas por haber establecido inicialmente una equivalencia moral entre ambos grupos de manifestantes, sin condenar directamente a los supremacistas blancos. La hija mayor del republicano dijo en sus redes sociales.

"En lugar de desgarrarnos mutuamente con odio, racismo y violencia, podemos ayudarnos unos a otros, fortalecer nuestras comunidades y esforzarnos por ayudar a que cada estadounidense alcance su máximo potencial", añadió.

Según constató Efe, la Policía instaló en señales y semáforos cercanos a la Casa Blanca carteles blancos en los que se advierte que "todas las armas de fuego" están prohibidas a una distancia de 30 metros de ese mismo letrero.

  • Leon Brazil