Abel Ayala: "Mi mamá biológica era mi hermana"

En PH Podemos hablar, el actor se emocionó al recordar su durísima infancia, y los otros invitados tampoco pudieron contener las lágrimas.

En el ciclo de Telefé, Ayala, que nació en La Plata pero vivió toda su vida en Berazategui, contó: "Me crié con mis abuelos". De muy chiquito me fui de casa, a los 9 años. "No volví más, me fui a vivir a la calle", dijo al principio el actor. Rápidamente, el conductor indagó por qué tomó esa decisión tan pequeño, por lo que Abel contestó: "La verdad no sé, porque prácticamente vivía en la calle, no estaba en mi casa. Entonces, no hubo una transición concreta, yo iba y venía y un día no volví". "Ellos [mis abuelos] me decían que mi abuela era mi mamá, pero después me enteré que mi hermana era mi mamá biológica", reveló. "Después cuando me fui, cuando llegué al hogar, ahí me di cuenta que mi hermana era mi mamá", confesó el actor.

Mientras continuaba con su relato, sorprendió a todos contando que conoció a Nicole Neumann, quien también estaba invitada, cuando el tenía 11 años: "Ella vino a visitarnos al hogar". Éramos como 40 chicos, y cada vez que llegaba alguien del exterior íbamos todos corriendo a ver qué había. "Un día Desanzo (Juan Carlos) llegó y nos reunieron en el comedor a todos los chicos, nos dijeron que estaba preparando una película sobre la vida de un pibe de la calle y que él quería trabajar con un pibe de la calle, que por eso estaba ahí", comentó, introduciendo la historia de sus inicios en la pantalla grande.

A los 12 años se convirtió en el protagonista de la película 'El Polaquito'. Hizo el casting y a los dos meses los coordinadores del hogar le dijeron que era el elegido. Sin embargo, tiempo después lo encontraron cuando ya estaba en el hogar y Abel pensó lo peor: "Me acuerdo que cuando me encontraron yo ese día me puse a llorar, tenía mucho miedo porque pensé que ellos me iban a sacar de ahí y yo me quería quedar".

“Empecé a ganar plata y me tocó irme del Hogar, alquilé una casita con un amigo de ahí.

Ayala incluso intentó volver a vivir con su madre, pero no logró congeniar con la situación y siguió su vida en soledad, que incluyó una corta estadía en Europa.

"Cuando no tenés un peso, toda la vida se hace muy complicada, en todos los sentidos".

  • Gilberto Valderrama