Al menos 13 muertos e inundaciones en Estados Unidos — Florence

Hasta ahora el fenómeno atmosférico ha dejado al menos 11 muertos, inundaciones que han sido calificadas como "épicas" por las lluvias asociadas que han dejado agua en cantidades históricar para la región.

"Enfrentamos paredes de agua en nuestra costa, a lo largo de nuestros ríos, en nuestros sembradíos, en nuestras ciudades".

Por su parte, el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, ha dado a entender este sábado en una conferencia de prensa que el peligro que representa Florence no consiste en sus vientos cada vez más débiles (los últimos datos del Centro nacional de Huracanes hablan de vientos sostenidos de 72 kilómetros por hora), sino en las lluvias, que podrían causar graves inundaciones.

El portavoz del departamento de coordinación de emergencias de Carolina del Sur, Antonio Diggs, señaló que una mujer de 61 años murió este viernes cuando su auto chocó contra un árbol que había caído por los vientos; con lo que se convirtió en la primera en fallecer en dicha entidad. Fueron los primeros fallecidos reportados por Florence.

Las nuevas víctimas relacionadas indirectamente con Florence son un hombre y una mujer que murieron por una intoxicación de monóxido de carbono por el uso de un generador eléctrico en su vivienda en el condado de Horry, en el Carolina del Sur.

Los fuertes vientos dejaron impresionantes imágenes de casas con los tejados arrancados, como publicó el periodista local Jeff Gravley en redes sociales desde una zona cercana a Atlantic Beach, Carolina del Norte. "Es un monstruo al que nadie invitó y que no quiere irse".

La ayuda del gobierno puede incluir subvenciones para viviendas temporales y reparaciones en los hogares, préstamos de bajo costo para cubrir pérdidas de propiedades no aseguradas y otros programas para ayudar a las personas y a los propietarios de empresas a recuperarse de los efectos del huracán, ahora debilitado y convertido en tormenta tropical.

Los fuertes vientos y mareas de tormenta del huracán Florence golpean en Swansbor, Carolina del Norte. Los habitantes saben que todavía les espera hoy otra jornada de riesgo y dificultades, como consecuencia de las inundaciones.

Alrededor de 10 millones de personas podrían verse afectadas por la tormenta que, hasta el momento, ha obligado a alojar a más de 22 mil 600 personas en 150 refugios en todo el estado, incluidas escuelas, iglesias y el estadio de baloncesto de la Universidad Wake Forest.

Desde la Agencia Federal de Manejo de Emergencias piden a la población que se tome la llegada del huracán de forma seria a pesar de su caída de categorías.

Los datos suministrados por un radar Doppler de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de EE.UU. indican que el centro de Florence "se mueve lentamente en dirección oeste hacia la frontera entre Carolina del Norte y Carolina del Sur".

El sistema se ubicaba a esa hora a 50 millas al oeste-suroeste de la localidad de Wilmington (Carolina del Norte) y a 25 millas al noreste de Myrtle Beach, en Carolina del Sur.

La tormenta provocará lluvias en las Carolinas durante todo el fin de semana antes de alcanzar el Valle de Ohio.

"Esperamos más días de lluvia".

De todas maneras, la tormenta generaba estragos a su paso. Cerca de 772.000 personas estaban sin electricidad en Carolina del Norte, junto con 172.000 en Carolina del Sur.

  • Gilberto Valderrama