Así avanza el huracán Florence — En vivo

Florence tocó tierra a primera hora de este viernes y -con vientos máximos sostenidos de cerca de 150 kilómetros por hora- en Wrightsville Beach, a escasos kilómetros de Wilmington, que desde la madrugada sufrió los embates del viento y las poderosas lluvias.

A través de Twitter la policía informó que "una mujer y su bebé murieron cuando un árbol cayó sobre su casa".

Florence, aún degradado a huracán de categoría uno, amenaza con matar a "mucha gente", según las autoridades.

Esta localidad es una de las ciudades costeras directamente golpeadas por la furia del ciclón. "Vamos por ustedes", tuiteó la municipalidad en la madrugada. Más de 600 personas habían sido rescatadas en el primer día del paso de Florence.

Hasta el momento, Carolina del Norte ha reportado la muerte de al menos cinco personas a causa de "Florence", entre ellas un niño, en la localdiad de Wilmington. "Es un bruto no invitado que no quiere irse", alertó.

Las autoridades estatales y federales insistieron ayer en su estrategia de ultimar las precauciones y desplegar un menú de advertencias recargadas para alentar a los residentes a evacuar sus casas, sin temor a provocar alarma: como ha ocurrido con otras tormentas, ese pareció ser más bien el objetivo.

El director de la FEMA instó a no bajar la guardia "sólo porque la velocidad del viento bajó". "Estamos profundamente preocupados por comunidades enteras que podrían ser barridas", agregó.

Su posible trayectoria estima que el centro de Florence se mueva tierra adentro hoy y el sábado por el extremo sur de Carolina del Norte y el extremo este de Carolina del Sur. Las acumulaciones de agua previstas oscilan entre las 20 y las 35 pulgadas (63 y 88 centímetros) en la costa sureste de Carolina del Norte y noreste de Carolina del Sur.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) dijo que la tormenta finalmente empujará hacia el oeste y formará un gancho derecho hacia el noreste sobre los Apalaches del sur, moviéndose hacia la región del Atlántico medio y Nueva Inglaterra como una depresión tropical a mediados de la próxima semana, así lo reseñó AFP.

El daño de la tormenta causado por los fuertes vientos se ve en Ocean Avenue cuando las bandas exteriores del huracán Florence tocan tierra.

Unos 1,7 millones de personas en Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia fueron alcanzadas por las órdenes de evacuación y le dieron forma a un éxodo de varios días en busca de refugio para la tormenta.

Las peores previsiones hablan de una inundación de varios pies de alto en buena parte de Carolina del Norte, sehgún ha expuesto el gobernador estatal Roy Cooper en una conferencia de prensa.

  • Gilberto Valderrama