China recortará aranceles a partir de octubre

El pasado lunes ordenó Trump imponer aranceles del 10% a productos provenientes de China, que suman valor de 200 mil millones de dólares.

La maniobra supondría abrir su economía al resto del mundo, una medida sin precedentes que gravaría los productos estadounidenses de una manera indirecta y escribiría un nuevo capítulo en el libre comercio.

Las contundentes palabras de Trump supusieron un jarro de agua fría a los intentos de otros miembros de su gobierno, como su secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, quien había tratado de organizar un nuevo ciclo de negociaciones con una delegación china a finales de mes.

"En relación a Estados Unidos, estimamos que su crecimiento se va a ver afectado", añadió. Sin embargo, el multimillonario empresario chino agregó que su compañía "no dejará de trabajar duro para contribuir a un sano desarrollo del comercio entre China y Estados Unidos".

Además, Ross subrayó que Pekín se están quedando "sin balas" para responder a las sanciones dado que las exportaciones estadounidenses a China son mucho menores que las chinas a EE.UU.

El costo total del muro comprende un total de 33 mil millones de dólares, el cual podría ser fácilmente pagado a través de los aranceles recaudados de los productos chinos.

"Si China adopta medidas en respuesta a las nuestras y contra nuestros ganaderos o contra cualquier otro sector de nuestra industria, pasaremos rápidamente a la tercera etapa, en la que se contemplan aranceles a las importaciones chinas por valor de 267.000 millones de dólares", dijo el presidente estadounidense. Beijing reciprocó con un alza de gravámenes por 60 mil millones de dólares sobre cinco mil 207 bienes norteamericanos, incluidos del agro, gas licuado natural, maquinaria y químicos, que entrarán en vigor el 24 de septiembre. "No hay ganadores en las guerras comerciales", advirtió el representante del FMI. Un día antes, durante una conferencia de inversores de Alibaba, Ma calificaba de "desastre" el actual clima de enfrentamientos comerciales entre las dos superpotencias, y avisó de que podría tener un impacto negativo durante las próximas décadas.

  • Monte Muniz