EEUU planea restringir los beneficios de la tarjeta verde para inmigrantes

El Departamento de Seguridad Nacional señaló este sábado que la recepción actual y anterior de ciertos beneficios públicos será considerada "un factor considerablemente negativo" en los criterios para otorgar tarjetas de residencia permanente, al igual que visas temporales.

"Los beneficios [descalificadores] generalmente representan los programas federales más grandes para personas de bajos ingresos por gastos totales que abordan necesidades vitales básicas como ingresos, vivienda, alimentos y atención médica", dijo una portavoz de DHS en una sesión de información por escrito.

La medida podría obligar a millones de inmigrantes pobres que dependen de la asistencia pública para alimentos y vivienda a hacer una elección difícil entre aceptar ayuda financiera o lograr la residencia permanente, conocida como "Green Card" (tarjeta verde) para vivir y trabajar legalmente en Estados Unidos.

Al respecto agregó: "El Departamento se toma en serio su responsabilidad de ser transparente en sus reglamentos y da la bienvenida al comentario público sobre la regla propuesta".

Entretanto, la secretaria del Departamento de Seguridad Nacional estadounidense, Kirstjen Nielsen, afirma en un comunicado que la medida es acorde con la ley vigente. "Esta regla propuesta implementará una ley aprobada por el Congreso con la intención de promover la autosuficiencia de los inmigrantes y para proteger los recursos limitados, garantizando que no es probable que se conviertan en una carga para los contribuyentes estadounidenses".

El DHS que la normativa afectaría a poco más de 382.200 inmigrantes que aplican para ser residentes permanentes cada año.

El gobierno de Donald Trump está proponiendo nuevas leyes en materia de regularización migratoria que penalicen con la no obtención del permiso de residencia a quienes estén siendo beneficiarios de programas públicos en situación irregular.

Precisó que si se aprueba la propuesta los niños estadunidenses nacidos de padres migrantes que reciban ayuda del gobierno podrían ser "usados como un arma" contra sus familias, que quedarían con la opción de renunciar a los beneficios para sus hijos o aspirar a la residencia legal en Estados Unidos.

El plan define como carga pública a una persona que recibe ciertos beneficios públicos por encima de umbrales predefinidos o durante más tiempo que ciertos plazos establecidos.

  • Leon Brazil