Eliminar la insultante desigualdad, apuesta de Napoleón Gómez Urrutia

"A quienes hicieron acusaciones falsas, se los encargaremos a los abogados".

- El senador Napoleón Gómez Urrutia, se pronunció por reabrir el caso de la mina de Pasta de Conchos, para que no siga impune el homicidio industrial que se registró.

En los territorios del Congreso de la Unión nadie recordaba ayer la aparición tan tempestuosa de un líder sindical como la que protagonizó Napoleón Gómez Urrutia, a quien tres presidentes de la República pretendieron, pero no pudieron, meterlo a la cárcel, por pedido del segundo empresario más rico de México: Germán Larrea, dueño de Grupo México y a quien, por añadidura, se le conoce también por ser un auténtico desalmado con sus trabajadores.

Y agregó: lo que no es aceptable y es absolutamente condenable es que un sindicato, un representante sindical se haya quedado callado, haya sido omiso ante las condiciones de esclavitud en que estaban los trabajadores de Pasta de Conchos, que haya cobrado cuotas sindicales, que sólo haya representado a 28 de los 65; él no representaba a todos, sin tomar a los de confianza y el resto el personal de la empresa contratista que se llamaba General de Hulla.

Gómez Urrutia ofreció la conferencia en la terraza de un hotel frente a la Alameda, custodiado por miembros del sindicato y acompañado por su abogado Marco del Toro y justificó su presencia, al manifestar que es un equipo de seguridad que "cuida mi integridad y me siento confiado y ellos me van a cuidar, porque son testigos de estos abusos".

Para que nunca más se repita la tragedia de Pasta de Conchos, donde fallecieron 65 mineros en febrero de 2006 y los cuerpos siguen sepultados en esa mina de carbón. Y (se movilizaron) durante 12 años miles de trabajadores de todo el mundo (para evitar que lo detuvieran).

Sin embargo, a principios del año un grupo de trabajadores en huelga de la instalación acordó ceder su representación a una nueva agrupación obrera, la Federación Nacional de Sindicatos Independientes (FNSI), buscando acabar con el paro.

"Trabajaré a lado de mis compañeros mineros, trabajadores sindicales y dirigentes de organizaciones democráticas del país", dijo. Era la víspera y soplaban fuertes y nuevos vientos sobre el país.

  • Monte Muniz