En vivo: así avanza el huracán Florence

Es probable que muchos lugares en el sureste de Carolina del Norte rompan este récord antes de que termine la tormenta.

Este sábado se espera que el ciclón se degrade a depresión tropical, aunque hasta entonces podrían acumularse hasta 38 centímetros de lluvias en las Carolinas (del Norte y del Sur) y Virginia.

El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, advirtió este sábado que aunque los vientos más dañinos del huracán Florence se han calmado, la amenaza más seria de la tormenta sigue siendo, el agua.

La tormenta se ubicaba a unos 55 kilómetros al este de Myrtle Beach, en Carolina del Sur, y los meteorólogos anticipaban un avance lento al oeste.

La agencia prevé un giro hacia el oeste-noroeste y noroeste el domingo y proyecta que para el lunes se dirija hacia el norte a través del Valle de Ohio.

El motivo es que el fenómeno se desplaza a solo 6,5 kilómetros por hora y así castiga de manera prolongada unas zonas con un terreno ya saturado de agua, y esta acumulación se suma al aumento del nivel del mar de hasta 4 metros en Carolina del Norte provocado por la marejada ciclónica.

La llegada de Florence obligó a cancelar hasta este viernes más de 1.300 vuelos en la costa este del país, donde una decena de aeropuertos están cerrados, y sus vientos han derribado innumerables árboles y solo en Carolina del Norte más de 450.000 clientes se han quedado sin suministro eléctrico.

Las peores escenas de la tormenta hasta el momento han surgido en la ciudad sitiada de New Bern, donde unas 150 personas pidieron ayuda durante la noche, dijeron funcionarios de la ciudad.

Una mujer y un bebé fallecieron cuando un árbol cayó sobre una casa, de acuerdo con un tuit de la policía de Wilmington.

La quinta víctima fue una mujer que llamó al 911 desde su casa en el condado de Pender.

En el condado de Leonoir, un hombre de 78 años de edad murió electrocutado al intentar conectar un generador de electricidad; además, en el mismo condado hallaron sin vida a un hombre de 77 años junto a su vivienda, cuando salió a comprobar cómo se encontraban sus perros de caza, los fuertes vientos mortales lo abatieron.

Por otro lado, las mencionadas intensas lluvias previstas pueden generar caídas de hasta70 millones de litros en las próximas jornadas, en conjunto con fuertes ráfagas de viento que podrían generar tornados en las áreas más abiertas de los estados. Durante la semana las autoridades ordenaron la evacuación de hasta un millón y medio de personas y estimaron que podría afectar a otros diez millones. En confluencia de los ríos Neuse y Trent, con una crecida mayor a tres metros, la ciudad turística de New Bern, de unos 30.000 habitantes, sufrió inundaciones súbitas que dejaron atrapadas a centenares de personas. "Es una bestia no invitada que no quiere irse", dijo.

La Casa Blanca dijo el viernes que el presidente Donald Trump había hablado con funcionarios estatales y locales, asegurándoles que el gobierno federal estaba preparado para ayudar.

  • Leon Brazil