Filipinas moviliza $30 millones para respuesta por el tifón Manghkut

Manghkut entró ayer en el área de responsabilidad de Filipinas y se espera que toque tierra el sábado por la mañana en la provincia de Cagayan, al norte de la isla de Luzón, en el extremo septentrional del país.

En el norte del archipiélago ya se produjo un éxodo preventivo mientras que en Luzón, la principal isla de Filipinas con unos 40 millones de habitantes, la gente cubría ventanas y reforzaba tejados preparándose para el fenómeno.

"Las lluvias van a ser fuertes y el viento no será ninguna broma", declaró a la AFP Michael Conag, vocero de Defensa Civil local.

La agencia meteorológica filipina anticipan que "Mangkhut" será el más violento de 2018, con vientos de 205 km/h y ráfagas de hasta 255 km/h. "Puede haber olas equivalentes a un edificio de cuatro pisos y muchas casas pueden quedar destruidas, sobre todo las construcciones más frágiles, que son las más frecuentes en estas zonas costeras", explicó.

El gobierno dispuso de más de 30 millones de dólares para responder a la emergencia.

Habitantes de Filipinas se preparan para la llegada del tifón Mangkhut.

Al menos 4 millones de personas están en la trayectoria directa de "Mangkhut", que luego apuntará hacia el sur de China y a Hong Kong.

"Estamos muy asustados. Dicen que el tifón es muy violento" afirma Delaila Pasion, que abandonó su vivienda.

Más de cinco millones de personas están en peligro por la llegada del meteoro que, en base a la fuerza de sus potentes vientos y rachas, es un supertifón equivalente a un huracán de categoría 5 en el Atlántico, dijo el Centro Conjunto de Advertencia de Tifones de Hawai.

Las pequeños pueblos de pescadores son muy vulnerables también a los vientos violentos y a las enormes olas que se abaten sobre la costa.

Cada año, una veintena de tifones golpean al archipiélago, dejando un centenar de muertos al año.

Las autoridades de las Filipinas evacuaron a miles de personas que residen en la ruta del tifón más poderoso del año, cerrando escuelas, alistando excavadoras en caso de deslaves y poniendo en alerta a soldados y rescatistas en el norte del país.

La organización humanitaria eleva el posible número de damnificados por el tifón a 10 millones, si se tiene en cuenta el volumen de personas que viven de la agricultura en Luzón y que sufrirán importantes pérdidas en sus cosechas.

En noviembre de 2013, el tifón Haiyan azotó las islas del centro de Filipinas con vientos de más de 315 km/h.

Con una gigantesca banda de nubes de agua de 900 km de ancho (560 millas), combinada con las lluvias monzónicas de la temporada, el tifón ocasionará intensos aguaceros que podrían traer aludes e inundaciones repentinas, según los meteorólogos. Inmensas olas similares a las de un tsunami arrasaron todo a su paso.

  • Leon Brazil