Florence toca tierra en EE.UU. como huracán de categoría 1 - Internacionales

Más de 60 personas tuvieron que ser sacadas de un motel en vías de colapsar en el punto álgido de la tormenta, y muchas más, que desafiaron las órdenes de evacuación, también fueron rescatadas.

El Centro Nacional de Huracanes explicó en su último boletín, que Florence avanza con vientos de 150 kilómetro por hora y se encuentra a 10 kilómetros al este de Wrightsville.

Los servicios de emergencia de Carolina del Norte luchaban este viernes por rescatar a cientos de personas bloqueadas en sus casas por las inundaciones provocadas por el huracán Florence. Emerald Isle está a unos 135 kilómetros (84 millas) al norte de Wilmington. Recordemos que hace 48 horas alcanzaba la categoría 4 con vientos de 220 kilómetros por hora.

Georgia, Carolina del Norte y Carolina del Sur, Virginia y Maryland declararon el estado de emergencia ante los pronósticos de que Florence arrojará cantidades históricas de lluvia en sus áreas.

El Centro Nacional de Huracanes dijo que la tormenta eventualmente virará hacia el noreste sobre los Apalaches del sur, moviéndose hacia los estados del Atlántico medio y Nueva Inglaterra como una depresión tropical a mediados de la próxima semana.

Al menos 400.000 clientes de la región están sin luz, según el Departamento de Seguridad Pública de Carolina del Norte, mientras que la compañía eléctrica Duke reconoció que entre uno y tres millones de sus suscriptores podrían perder el servicio eléctrico a consecuencia del paso del huracán.

El agua "está más alta que nunca, y las olas rompen en mi jardín", dijo Copeland, un fotógrafo independiente de The Associated Press.

La ciudad portuaria de Wilmington ya era afectada por fuertes lluvias y violentas ráfagas de viento, según un periodista de la AFP.

Desde la Agencia Federal de Manejo de Emergencias piden a la población que se tome la llegada del huracán de forma seria a pesar de su caída de categorías.

Más de 1 millón de habitantes han recibido la orden de ser evacuados.

Señaló que los niveles de agua siguen subiendo en sectores costeros de Carolina del Norte, donde Florence ya está ocasionando intensas lluvias y fuertes vientos. "Manténganse en alerta. Esta es una tormenta poderosa que puede causar muertes".

Los especialistas no se muestran optimistas y señalaron que debido al tamaño de Florence se podrían estimar daños catastróficos, similares a los que sufrió Houston con el huracán Harvey hace poco más de un año.

  • Gilberto Valderrama