Gerardo Bazúa ataca duramente a Paulina Rubio en las redes

A la cantante Paulina Rubio podría estar a punto de abrírsele un nuevo frente legal cuando parecía que la batalla que mantuvo durante años con su exmarido Nicolás Vallejo-Nágera con quien tiene a su hijo mayor Nico ya había sido definitivamente olvidada.

"Eros, llevo más de cuatro meses suave y sutilmente esperando saber de ti, pues tu mamá está desaparecida, como si yo, tu padre, hubiera muerto". Ahora sé que estas en España y me entero por Medios de Comunicación.

"Solo te escribo para que sepas que todos y cada uno de los días, pienso en ti y en cuanto te extraño y te amo", dijo el cantante en su mensaje, en el que también aprovechó para incluir una especie de advertencia. Tengo nula comunicación con nadie para saber de ti.

Su nivel de angustia se ha incrementado pues entiende que "no es justo no saber con quién duermes, qué haces y cómo te encuentras de salud".

Más noticias de Paulina Rubio.

"Quiero ver a mi hijo".

Sobre las redes sociales también habló Paulina en dicha entrevista asegurando que uno tiene la opción de ver lo que quería, publicar por elección y también bloquear o no. Asimismo, ha afirmado que no llega a entender por qué su expareja ha actuado de esta forma tan drástica, aunque ha afirmado que "esa es su manera de ejecutar las cosas, ella siempre hace lo mismo: se va, no dice nada y así siempre me lo ha hecho".

"Tristemente lo tuve que hacer así y lo que sigue son pasos legales". Mis problemas de pareja ya los superé, ya le di vuelta a la página. "Yo no tengo ningún problema con ella personalmente", precisó.

Para el cantante, que se enamoró de Paulina Rubio mientras participaba en la competencia La Voz, en el 2012, la situación no es nueva: "Haciendo las cosas pacíficamente no ha funcionado nada, para variar, pues no es la primera vez que tu mamá lo hace".

Recordemos que en un acto casi desesperado, Gerardo utilizó las redes sociales para denunciar que no veía a su hijo y que no sabía el paradero del mismo, incluso le escribió al propio Eros diciéndole que no solo lo extrañaba, sino que la culpa de que no estén juntos era de Paulina.

  • Gilberto Valderrama