La letal tormenta Florence sigue amenazando EEUU con fuertes vientos e inundaciones

Se espera que el centro de Florence, que ya no está clasificado como un gran huracán pero que representa un grave peligro para personas y construcciones, llegue el viernes a la costa sur de Carolina del Norte y luego se desplace hacia el suroeste antes de avanzar tierra adentro el sábado, de acuerdo al CNH. Más de 60 personas tuvieron que ser sacadas de un motel a punto de colapsar y centenares más tuvieron que ser rescatadas de otros lugares debido a las inundaciones. Otros esperaban nerviosos que alguien pudiera auxiliarlos. "LOS VAMOS A RESCATAR", tuiteó la municipalidad de New Bern a eso de las 2 de la madrugada. El viernes caía un aguacero torrencial por toda la zona que derribó árboles, dañó caminos y dejó sin electricidad a más de medio millón de hogares y negocios.

Las primeras víctimas confirmadas son una mujer y su bebé que fallecieron cuando cayó un árbol sobre su casa de la ciudad de Wilmington, muy cercana al lugar donde Florence tocó tierra hoy. Casi 20.000 personas se han refugiado en 157 instalaciones de emergencia, dijo Cooper.

Los 68 billones de litros de Florence representan la cantidad de agua que hay en la bahía Chesapeake. "Florence" se mantiene degradado a categoría 1, con vientos que alcanzan los 150 km/h.

Otros que se vieron obligados a encaramarse a los tejados de sus casas fueron los vecinos de Belhaven, en el mismo estado sureño, después de que las lluvias desbordase el río Pungo y sus aguas alcanzasen las ventanas de las viviendas, que quedaron inundadas.

En la localidad de Oriental cayeron 45 centímetros (18 pulgadas) de agua, mientras que la acumulación en Surf City ascendía a 35 centímetros (14 pulgadas).

Posteriormente, la oficina del gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, informó que un hombre de 78 años murió al conectar un cable de corriente a un generador eléctrico en el condado de Leonoir, la misma región en que, según medios locales, otro anciano de 77 años apareció muerto. De hecho, los meteorólogos del NHC subrayaron en el boletín que las intensas precipitaciones "producirán catastróficas inundaciones repentinas y desbordamiento del agua de los ríos". "Es un monstruo al que nadie invitó y que no quiere irse", señaló.

Las predicciones del NHC indican que Florence podría tocar tierra en las próximas 24 horas y que después atravesará las Carolinas a lo largo del fin de semana antes de enfilar debilitado los Apalaches en dirección norte a principios de la semana próxima. En esa zona no había más que casas desalojadas en ese momento, con ventanas reforzadas con pliegos de madera.

  • Leon Brazil