Maduro viaja a China en busca de oxígeno para su plan económico

Maduro inició su visita a China en el mausoleo de Mao, un colosal edificio en el centro de la plaza Tiananmen, ante el cual se inclinó tres veces.

"Me he sentido muy conmovido porque realmente es recordar a uno de los grandes fundadores de lo que ya es un siglo XXI multipolar", un "gigante de la patria humana" y "un gigante de las ideas revolucionarias", aseguró el mandatario, en declaraciones divulgadas por la cadena venezolana VTV.

Estos protocolos incluyen una cooperación reforzada en la exploración gasífera en Venezuela, una "alianza estratégica" en la extracción de oro y el suministro al país sudamericano de productos farmacéuticos, en grave escasez.

El diputado que dirige la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), de mayoría opositora, respondió así a la pregunta acerca de si Maduro viajó a China a tramitar un nuevo crédito de 5.000 millones de dólares, como reseñan algunos medios internacionales.

Dijo que la visita "busca elevar la relación entre la República Popular China y la República Bolivariana de Venezuela, para avanzar en los nuevos acuerdos de sociedad estratégica en el campo económico, comercial, energético, financiero, tecnológico, comunicacional, para seguir avanzado en la profundización de las extraordinarias relaciones políticas, culturales, diplomáticas", precisó.

Xi y su esposa, Peng Liyuan, darán un banquete en honor de Maduro y su mujer, Cilia Flores, y el líder venezolano presidirá el decimosexto encuentro de los comités de alto nivel para las relaciones bilaterales de ambos países.

"Vengo con grandes expectativas (.), China es nuestra hermana mayor (y) voy a estar muy feliz cuando en la mañana del viernes esté reunido al lado de nuestro hermano Xi Jinping", dijo el venezolano.

El gigante asiático tiene fuertes inversiones en petróleo y es el principal socio financiero de Venezuela, que ha recibido préstamos chinos por unos 50.000 millones de dólares en la última década, pagaderos principalmente con crudo.

Venezuela y su petrolera estatal PDVSA, además, fueron declarados en default parcial en 2017 por pagos atrasados de bonos de deuda.

"Gracias a los acuerdos de la comisión mixta y a la sólida relación China-Venezuela, nuestro país pudo enfrentar esas circunstancias y les puedo decir que hoy Venezuela está de pie", afirmó.

Entre las diversas medidas destacan un aumento salarial del 3,400%, una devaluación de 96% del bolívar -la moneda local- y subidas de impuestos.

El presidente venezolano no había viajado al exterior desde el presunto ataque del que dijo ser víctima el 4 de agosto con drones cargados de explosivos.

  • Leon Brazil