ONU: Aumentan a 821 millones las personas con hambre en el mundo

Además los ingresos en las exportaciones venían generando divisas que se usaban para importar alimentos, por lo que al verse limitada esta fuente de ingresos, aumentan los problemas para la seguridad alimentaria.

"La situación está empeorando en América del Sur y la mayoría de las regiones de África; igualmente, la tendencia a la baja de la subalimentación observada en Asia hasta hace poco parece estar ralentizándose considerablemente", lamenta el texto.

Un dato llamativo fue la prevalencia de la obesidad entre la población adulta, que es del 28,5% (8,7 millones), lo que marca un aumento respecto de 2012 (26,3%).

Según el último informe de la FAO publicado en Roma, Italia, los fenómenos climáticos extremos, los conflictos en diferentes países o la desaceleración económica fueron los principales causantes de dicha hambruna.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura ha informado que el índice de hambre en el mundo ha incrementado considerablemente por tercer año consecutivo.

Por otra parte, el informe señaló que, a pesar del aumento, la región posee una muy baja tasa de desnutrición aguda infantil (1,3 por ciento), equivalente a 700.000 menores de 5 años, muy por debajo del promedio global de 7,5 por ciento.

A esto se aúna que 50.5 millones de pequeños de menos de cinco años, son afectados por emaciación (peso bajo para la altura), mientras que 38.3 millones de menores de cinco años (5.6 por ciento) tienen sobrepeso.

"Los signos alarmantes de aumento de la inseguridad alimentaria y los elevados niveles de diferentes formas de malnutrición son una clara advertencia de que hay mucho trabajo por hacer para asegurarnos de no dejar a nadie atrás en el camino para lograr los objetivos de los ODS en materia de seguridad alimentaria y una mejor nutrición", advierten en su prólogo conjunto al informe los responsables de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Programa Mundial de Alimentos (WFP) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El aumento de las temperaturas, el inicio tardío o temprano de las temporadas de lluvias y la distribución inusual de temporadas de lluvias y la distribución desigual de lluvias en las temporadas están afectando la producción de alimentos.

La obesidad entre adultos al alzaAsimismo, la obesidad en adultos continúa creciendo y más de uno de cada ocho, o lo que es lo mismo más de 672 millones de personas, son obesos.

En ese sentido, resaltó que los alimentos nutritivos y frescos tienden a ser costosos.

Ante este escenario, la ONU pide más esfuerzos de adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático, así como prestar más atención a los grupos más vulnerables (como lactantes y menores) para poder acabar con el hambre y la malnutrición en el mundo para 2030, como fija la agenda de desarrollo sostenible.

Para los especialistas encargados de elaborar el documento las soluciones exigen 'asociaciones más estrechas y financiación plurianual a gran escala para programas integrados de reducción y gestión de riesgos de catástrofes y adaptación al cambio climático con perspectivas a corto, a medio y a largo plazo'.

  • Leon Brazil