Trump propone reglas que podrían negar tarjetas de residentes a inmigrantes

Existe una herramienta para la población donde puede opinar sobre el asunto y María Rodríguez dijo que una vez que se se publique la regla "tenemos 60 días y tenemos que hablar fuerte y contundente en contra de este cambio que es un ataque contra las familias inmigrantes y perjudica a las más humildes que tanto trabajan y tan poco reciben".

"Aquellos que busquen emigrar a EU deben demostrar que son capaces de sostenerse financieramente", señaló la secretaria del DHS, Kirstjen Nielsen en un comunicado publicado en la página del Departamento.

Según Nielsen, esta reglamentación implementará una ley aprobada por el Congreso con "la intención de promover la autosuficiencia de los inmigrantes y proteger los recursos limitados" garantizando que "no se conviertan en una carga para los contribuyentes estadounidenses".

Los grupos de defensa de los inmigrantes dijeron temer que muchas personas puedan evitar los programas de ayuda pública o retirarse de ellos, incluso con el riesgo de perder albergue y sufrir un deterioro de su salud, porque les preocupa que les nieguen las visas.

La regla afectaría a las personas que buscan inmigrar a Estados Unidos de manera permanente y a otras que se encuentran en el país con visas temporales, incluidos estudiantes y trabajadores, que buscan permanecer en el país.

La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) advirtió que las nuevas políticas para migrantes legales anunciadas por el gobierno del país serían dañinas para las familias.

Washington, 22 sep (EFE).

El gobierno de Donald Trump está proponiendo nuevas leyes en materia de regularización migratoria que penalicen con la no obtención del permiso de residencia a quienes estén siendo beneficiarios de programas públicos en situación irregular.

Una medida que resultaría fatal para millones de migrantes pobres que dependen de la asistencia pública para alimentos y vivienda y que les obligaría a elegir entre aceptar ayuda financiera o lograr la residencia permanente, conocida como "Green Card" (Tarjeta verde), para vivir y trabajar legalmente en Estados Unidos.

La propuesta, que puede convertirse en una regla después de un período de comentario público, reescribe una norma de 1999 que limitaba las tarjetas de residencia para inmigrantes que dependían de beneficios en efectivo, pero no tomaba en cuenta la atención médica u otros beneficios no monetarios.

Los inmigrantes de la tercera edad que reciben medicamentos recetados a bajo costo a través del Medicare Parte D, también podrían verse obligados a renunciar a este beneficio sanitario o arriesgarse a ser catalogados "carga pública" para el erario, con lo cual no serían elegibles para la green card.

  • Leon Brazil