Una inteligencia artificial descubre 72 misteriosas ráfagas de radio en el espacio

La señal FRB 121102, descubierta en 2012, es la única señal de radio rápida que es capaz de repetirse, y esta característica ha llevado a los científicos a preguntarse si su origen es diferente al de los otros pulsos rápidos de radio. Con una serie de pulsos de radio de muy alta energía que apenas duran unos cuantos milisegundos y que parecen proceder de fuera de la Vía Láctea.

Los investigadores de Breakthrough Listen, un proyecto de búsqueda de vida inteligente en el universo, actividad también conocida como 'SETI', liderado por la Universidad de California, Berkeley, ahora han utilizaron inteligencia artificial para descubrir 72 nuevas ráfagas de radio rápidas provenientes de una misteriosa fuente a unos 3 mil millones de años luz de la Tierra.

El año pasado, científicos de la Universidad de Harvard (EEUU) sugirieron que las señales FRBs podían ser el resultado de fallas de energía de transmisores poderosos construidos por civilizaciones alienígenas, con el fin de enviar gigantescos "veleros" en viajes interestelares, impulsados mediante presión ejercida por la luz.

Los algoritmos de Inteligencia Artificial obtuvieron las señales de radio de los datos registrados durante un período de cinco horas el 26 de agosto de 2017, por el Telescopio Green Bank en Virginia Occidental. Sus resultados han sido aceptados para ser publicados en The Astrophysical Journal.

Sin embargo, los nuevos algoritmos utilizados para analizar la misma emisión del FRB 121102 explicaron que es mucho más activa y compleja de lo que se pensaba.

Este trabajo es solo el comienzo del uso de estos poderosos métodos para encontrar señales de radio.

Curiosamente, la técnica usada por Zhang tiene algo en común con la optimización de los motores de búsqueda (SEO) destinada a clasificar imágenes. A continuación, lo pusieron a trabajar con el grueso de los datos para tratar de identificar estallidos no encontrados antes. El nuevo resultados no ha ayudado a aprender un poco más acerca de FRB 121102, poniendo restricciones a la periodicidad de las ráfagas. Pues bien, los datos muestran que los pulsos no se reciben en patrones regulares, al menos si el periodo de repetición considerado es mayor de 10 milisegundos. Por ello, este investigador ha dicho que, tanto si los FRBs provienen de civilizaciones alienígenas como si no, escucharlos con esta avanzada tecnología "está ayudándonos a empujar las fronteras del conocimiento" y "nuestra comprensión del Universo que nos rodea".

  • Buena Jesus