Aficionada golpeada en la Copa Ryder pierde la vista en ojo

La espectadora herida por una bola de golf del americano Brooks Koepka, el viernes por la mañana durante un partido de la Ryder Cup perdió la visión del ojo derecho y presentará una queja ante la organización del torneo por negligencias en la seguridad.

"El escáner confirmó (el viernes) una fractura de la órbita derecha y una explosión del globo ocular", aunque pudo ser 'recosido' por los cirujanos. "Pero ellos me dijeron que había perdido la vista de este ojo, algo que hoy me confirmaron”, declaró a la AFP Corine Remande, de 49 años, a su salida del hospital este lunes por la noche". Su marido asegura que los médicos le han advertido de que, cuando el edema sea reabsorbido, es posible que vuelva a ver formas.

Corine Remande y su marido, dos franceses expatriados de Egipto, visitaron París para vivir de primera mano la emoción de la Ryder Cup. "El comisario de la prueba no lanzó un grito de alerta a los espectadores cuando vio que la pelota del jugador iba hacia el público", ha señalado Remande en declaraciones que publica BBC News.

"Quiero sobre todo una buena cobertura médica para evitar el riesgo infeccioso", dice ella. No sentí que la bola hubiera golpeado mi ojo; luego sentí que la sangre comenzaba a derramarse. Pero su "objetivo" es también "mejorar la seguridad en los campos de golf porque no sólo está el espectáculo".

De hecho Koepka se acercó tras el impacto para preocuparse por el estado de salud de Remande. "Positivicé con él para que no perdiera la concentración, pero una vez evacuada, no volví a saber nada de los organizadores”". Brooks Koepka, del equipo estadounidense, golpeó en la salida del sexto hoyo con tan mala suerte que la bola fue a parar al rostro de Corine, concretamente a su ojo derecho.

  • Ricardo Clara