Bolsonaro y Haddad van a segunda vuelta en Brasil

Brasil elige hoy al que será su próximo presidente y todas las encuestas coinciden de que el ultraderechistaJairBolsonaro y el petistaFernando Haddad serán los que se terminen enfrentando en el ballotage ya que el primero, que tiene una intención de voto del 40% en promedio, no podría ganar en primera vuelta de mantenerse la tendencia.

Otra de las publicaciones difundida en las redes sociales es una foto en la que se puede ver claramente un arma de fuego puesta junto a una urna electrónica que muestra la fotografía de Bolsonaro como el candidato elegido.

Con el 96 por ciento de las urnas escrutadas, Bolsonaro ganaba la primera ronda con el 46,7 de los votos válidos, mientras que Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), llegaba al 28,37 por ciento.

Haddad asumió la postulación por parte del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), después de la renuncia a la candidatura del exmandatario Lula da Silva, quien se encuentra preso luego de haber sido condenado a 12 años de cárcel por corrupción.

El ultraderechista Jair Bolsonaro sumó un 46,70% de los votos en las elecciones presidenciales celebradas ayer en Brasil, según datos oficiales con un 95,57% del censo escrutado.

Por detrás de la formación socialista aparece con fuerza el Partido Social Liberal (PSL), que se ha entregado por completo al proyecto de Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura militar (1964-1985) y con una larga lista de declaraciones de tinte machista, racista, homófobo y xenófobo.

Por su parte, Margarita Antunes, una historiadora paulistana electora de Haddad, dijo: "Estamos aquí para defender la democracia contra el fascismo que se está instalando en la mentalidad de los brasileños".

La principal diferencia con estos comicios fue la sustitución del PSDB por el PSL, al cual Jair Bolsonaro se afilió en el mes de marzo.

Irrumpió con 4 escaños (de un total de 81) en el Senado, entre ellos el obtenido por otro de sus hijos, Flávio Bolsonaro.

La jornada electoral, que duró nueve horas, transcurrió con normalidad y solo tuvo algunos incidentes aislados.

Ambos nacieron en Porto Alegre y son compañeros de fórmula de los probables finalistas de la elección presidencial en Brasil: pero esos son los únicos puntos en común entre la profesora comunista Manuela dÁvila y el ultraderechista general de reserva Hamilton Mourao.

Las elecciones se celebraron con la seguridad reforzada por el Ejército en 513 de los 5.570 municipios del país, en su mayoría en la región amazónica y en el empobrecido nordeste, pero también en Río de Janeiro, en donde una creciente ola de violencia obligó al Gobierno a determinar una intervención militar en febrero pasado.

Tras emitir su voto por la mañana en São Paulo, Haddad estaba convencido de que habría segunda vuelta. De hecho, este domingo el izquierdista empezó a tender puentes con otros candidatos.

"Otros candidatos en elecciones presidenciales con distancias menores no consiguieron revertir esa ventaja, entonces Bolsonaro va al segundo turno en condición de favorito", dice Cristiano Noronha, analista político de la consultora Arko Advice en Brasilia, a BBC Mundo. Lo mismo ocurre con tres estados cuyas gobernaciones tienen candidatos militares activos o retirados que deberán esperar una segunda vuelta para saber si son elegidos.

La misión de observadores de la OEA pidió a los candidatos que asuman una "postura de moderación y responsabilidad" para la segunda vuelta, con el fin de ayudar a "reducir la polarización".

  • Monte Muniz