Brasil: Bolsonaro ganó pero habrá segunda vuelta

"Para derrotar a Bolsonaro y defender derechos, en la segunda vuelta el PSOL defiende el voto en Haddad y Manuela".

La clave para que Haddad se acerque a los porcentajes de Bolsonaro reside en el centroizquierdista Ciro Gomes, alcanzó 12,52% de los sufragios.

“Ustedes eligen: ser gobernados por alguien limpio o por aquel mandado por la corrupción”, escribió desde su domicilio, donde aún se recupera de las heridas que sufrió el 6 de septiembre, cuando fue acuchillado durante un mitin.

El 'Mito', como lo llaman sus seguidores, reiteró que Brasil "no puede" volver a apostar por la izquierda y el "comunismo" y reafirmó que, si gana la segunda vuelta del 28 de octubre, su plan pasa por "reducir el número de ministerios", "privatizar estatales" y acabar con la corrupción.

Haddad, por su parte, conversó con periodistas tras la visita a Lula, a quien simplemente le “informó” sobre lo ocurrido en las urnas, e insistió en que intentará “unir a las fuerzas democráticas” frente al autoritarismo que le achaca a Bolsonaro.

"Iniciaremos mañana una campaña para salir victoriosos en la segunda vuelta", dijo Haddad el domingo por la noche a sus seguidores en su búnker de campaña después de conocer los resultados.

También volvió a criticar la intención de Bolsonaro de liberar la venta y porte de armas para civiles y sostuvo que "la seguridad es un servicio público", por lo que "armar a la población es dejar de prestar ese servicio".

Entretanto, el exaspirante al cargo del Partido Democrático Laborista, Ciro Gomes, quien obtuvo un 12,5 por ciento de los votos, afirmó que no daría su apoyo a Bolsonaro.

En la elección más polarizada desde el final del gobierno militar en 1985, Bolsonaro cuenta con el respaldado de un grupo de generales retirados que aboga públicamente por la intervención militar si continúa la corrupción.

Eso y las victorias en las carreras de gobernadores de Río de Janeiro y Minas Gerais subrayaron una ola de entusiasmo por los aliados de Bolsonaro y una reacción contra la clase política.

El ultraderechista Jair Bolsonaro, con el 46,05 % de los votos en las elecciones presidenciales celebradas este domingo en Brasil, y el socialista Fernando Haddad, con el 29,25 %, dirimirán la jefatura del Estado en una segunda vuelta el 28 de octubre, según los resultados con el 99,92 % escrutado. E irrumpió con 4 escaños (de un total de 81) en el Senado, entre ellos el obtenido por otro de sus hijos, Flávio Bolsonaro.

Mourao no fue la primera opción de Bolsonaro para integrar la fórmula, pero lo invitó después de sufrir varios rechazos.

La jornada electoral, que duró nueve horas transcurrió con normalidad y sólo tuvo algunos incidentes aislados.

Faurie formuló declaraciones al término de la reunión el gabinete nacional, que encabezó el presidente Macri en el Salón de los Científicos de la Casa de Gobierno, durante la cual se volcaron impresiones sobre el resultado de las elecciones en Brasil, siendo que se trata de un hecho institucional trascendente del principal socio comercial de la Argentina.

Según Favaro, "el desafío de Haddad es ampliar sus alianzas y moverse hacia el centro del espectro político para intentar sustraer votos a Bolsonaro, pero obviamente con la diferencia que tienen será muy difícil en tan poco tiempo".

  • Leon Brazil