Declaran estado de emergencia en Alabama por huracán Michael

En un parte para actualizar la situación del fenómeno climatológico, el director de dicha entidad, el doctor José Rubiera, explicó que el organismo intensificó su fuerza con vientos de 140 kilómetros por hora.

Similar decisión tomó este lunes el gobernador de Florida, Rick Scott, quién instó al presidente de EE.UU., Donald Trump, a que hiciese lo propio, medida que se conoció este martes y con la que el mandatario facilita la llegada de recursos federales de asistencia.

De acuerdo al último boletín del NHC, el ojo de 'Michael' está ubicado solo a 275 kilómetros al suroeste de Apalachicola y a 290 kilómetros al sur-suroeste de Panama City, ambas en Florida, y avanza en dirección norte a una velocidad de 19 kilómetros por hora.

El gobernador informó que dos mil miembros de la Guardia Nacional y tres mil policías están listos para atender cualquier emergencia.

Los demócratas consideran que no es suficiente la ampliación de un día autorizada por el secretario de Estado de Florida, Ken Deztner, al señalar que estos ciclones obligan a evacuaciones por largo tiempo mientras las condiciones vuelven a la normalidad.

En septiembre "Florence" tocó tierra en el sudeste estadounidense como huracán de categoría 1 e inundó grandes porciones de los estados de Carolina del Norte y Carolina del Sur, al norte de Florida.

La probabilidad de tornados aumentará a partir de esta noche no sólo en el noroeste y en todo el norte de la Florida, sino también en el sur de Georgia. En el condado de Bay en particular, donde está Panama City y se espera su impacto directo, hay 120 mil residentes afectados, dijo el alguacil Tommy Ford.

"Nunca puedes predecir lo que va a pasar, pero no tiene sentido asumir ese riesgo", dijo Dean Allred, un residente de esta pequeña ciudad de 36,000 habitantes, al canal NBC cuando terminaba de comprar suministros.

Sin embargo, el gran temor son las previsibles inundaciones provocadas por las lluvias, que pueden llegar hasta 12 pulgadas (30,4 cm) en algunas zonas, y por una crecida del mar de hasta 13 pies (3,9 metros) en determinados sitios. "Cerraremos las operaciones en algún momento y, cuando lo hagamos, tendrán que arreglárselas solos".

Los residentes compraban provisiones este martes, las filas en las estaciones de gasolina eran prolongadas y algunos aún recogían sacos de arena para proteger las viviendas.

La autoridad electoral extendió el plazo destinado a registrarse para votar en los condados bajo estado emergencia para las elecciones del 6 de noviembre. El plazo terminaba este martes.

Michael es el séptimo huracán de la temporada en el Atlántico en 2018.

  • Leon Brazil