El FMI prevé una inflación del 10.000.000% para Venezuela en 2019

Como efecto de un lento avance de la economía global por un menor volumen de intercambios comerciales, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ajustó a la baja su pronóstico de crecimiento para México para 2018 y 2019.

La hiperinflación en el país explotará en 2019 según el informe "Perspectivas de la economía mundial", situación tal que generó la exclusión de Venezuela del promedio regional y la lista de los mercados emergentes para no deformar las cifras.

El país gobernado por el chavista Nicolás Maduro tiene las mayores reservas probadas de crudo pesado del mundo, pero la gran dependencia de la economía local del precio del petróleo y la política en los últimos años lo llevaron a la peor crisis económica de su historia, que se siente en el desabastecimiento, en la pérdida de poder adquisitivo, en el mal estado de los servicios público y en la emigración: millones venezolanos abandonaron el país en los últimos años.

En la parte en la que se refiere a la Argentina, el documento dice que "después de haber crecido un 2,9% en 2017, se espera que Argentina contraiga su PBI un 2,6% en 2018, una fuerte revisión a la baja comparada con los pronósticos de nuestro informe mundial de abril de 2018 (calculaban un crecimiento del 2%)".

Según la entidad, se estima que en Venezuela el PIB per cápita se redujo en más del 35% durante entre 2013 y 2017, y se prevé que disminuya casi un 60% entre 2013 y 2023.

El reporte advierte que la economía argentina caerá 1,6% en 2019, aunque no va más allá, ya que no menciona 2020, 2021 y 2022.

Estos datos contrastan con las previsiones hechas en julio, cuando el FMI todavía pronosticaba un crecimiento de la economía argentina de 1,8% para 2018 y de 2,9% para 2019.

A principio de año la estimación del organismo de la inflación Argentinaestaba en 19,2%, lo que el país se posicionaba en el puesto ocho.

"Los altos precios de la energía han ayudado a frenar la demanda" en los importadores de estos productos, mientras que otros países "también se han visto afectados por la incertidumbre política", recalca el informe del Fondo.

En concreto, el Fondo espera que Brasil crezca un 1,4% en 2018 y un 2,4% en 2019, cuatro y una décimas por debajo de las previsiones de hace tres meses, respectivamente. Con respecto a las proyecciones hechas en julio esto supone una degradación de 0,4 puntos para este año y de 0,1 puntos para el próximo. Argumenta que esto se relaciona con condiciones financieras más restrictivas y la sequía en Argentina y el impacto de una huelga de camioneros que interrumpió la producción en Brasil.

  • Monte Muniz