El IPCC insta a establecer medidas urgentes contra el cambio climático

Una investigación del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPPC) de la Organización de las Naciones Unidas, destacó que el planeta puede llegar a niveles cruciales para una catástrofe global, en el caso de que se cruce el umbral de 1,5 grados Celsius en 12 años, es decir en 2030.

Las emisiones de gases contaminantes causada por los humanos ya han elevado la temperatura media del planeta en torno a 1 grado centígrado con respecto a antes de la revolución industrial en el siglo XIX, según recordó el presidente del IPCC, Hoesung Lee, en la presentación del informe.

"Uno de los mensajes fundamentales arrojado de forma contundente en el informe es que ya estamos viviendo las consecuencias de un calentamiento global de 1° C, con condiciones meteorológicas más extremas, niveles crecientes del mar y un menguante hielo marino en el Ártico, entre otros cambios", alerta Panmao Zhai, copresidente del Grupo de trabajo I del IPCC.

El informe del IPCC indicaba que al ritmo actual de calentamiento, el aumento de las temperaturas mundiales probablemente alcanzará los 1,5 grados entre 2030 y 2052.

Por otra parte, Viera señaló que una temperatura de grado y medio permitiría que los arrecifes de coral tropicales sobrevivan al calentamiento global, mientras que en dos grados la posibilidad de extinción es muy alta.

"Cada pequeño episodio de calentamiento adicional importa, sobre todo porque superar los 1.5 grados aumenta el riesgo de cambios profundos o incluso irreversibles, como la pérdida de algunos ecosistemas", dijo Hans-Otto Pörtner, copresidente de esta reunión del IPCC, en la que participaron investigadores y representantes de los países la semana pasada en Corea del Sur.

Limitar el calentamiento también daría más margen a las personas y los ecosistemas para adaptarse y permanecer debajo de los umbrales de riesgo. Para limitar el calentamiento global a 1,5 °C se necesitarían transiciones "rápidas y de gran alcance" en la tierra, la energía, la industria, los edificios, el transporte y las ciudades.

Para contener el calentamiento a 1,5 grados, las emisiones netas globales de dióxido de carbono generadas por el hombre tendrían que disminuir en aproximadamente un 45 por ciento para el 2030 desde los niveles del 2010 y alcanzar un "cero neto" para mediados de siglo.

Permitir que la temperatura global exceda temporalmente o sobrepase 1.5° C significaría una mayor dependencia de las técnicas que eliminan el CO2 del aire para devolver la temperatura global a menos de 1.5° C en 2100.

"Limitar el calentamiento global a 1.5 grados centígrados reduciría los impactos problemáticos en los ecosistemas, la salud humana y el bienestar, y facilitaría la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible", expuso que copresidente del Grupo de Trabajo III, Priyardarshi Shukla.

Unos 91 autores y editores-revisores de 40 países han preparado el informe del IPCC en respuesta a una invitación hecha por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) cuando aprobó el Acuerdo de París en 2015.

"Por encima de los 2ºC, veremos un cambio climático imparable".

Un aumento de 1,5 grados todavía conllevaría riesgos relacionados con el clima para la naturaleza y la humanidad, pero estos serían menores que los de un incremento de dos grados, según el resumen del reporte.

Por todo eso, los expertos quieren que las medidas se acuerden por consenso, porque las iniciativas que se adopten hoy "son decisivas para garantizar un mundo seguro y sostenible para todos, tanto ahora como en el futuro", afirmó Debra Roberts, copresidenta del grupo de trabajo II. El año que viene se publicará el Informe especial sobre los océanos y la criosfera en un clima cambiante.

  • Leon Brazil