Exvicepresidenta guatemalteca condenada a 15 años de cárcel por corrupción

En la madrugada de este martes el Tribunal de Mayor Riesgo C condenó a Baldetti y a 9 sindicados más tras una deliberación de casi 16 horas.

El argentino-israelí Hugo "Uri" Roitman, enlace de la empresa en Guatemala, fue condenado a 11 años por asociación ilícita y fraude.

Según la CICIG, para alcanzar su cometido la organización criminal diseñó un esquema que le permitió operar desde cuatro ámbitos: el apoyo político y la operación de alto nivel; las instituciones donde se emitieron los dictámenes técnicos para justificar la compra del servicio; la empresa M. Tarcic Engineering Limited, creada para obtener el contrato, y la utilización de una serie de empresas y personas para desviar los fondos a terceros.

No obstante, el total defraudado al Estado y trasladado a otras cuentas "nacionales e internacionales" sumó 22,8 millones de quetzales (2,96 millones de dólares), aunque la sentencia reconoce que "lo planificado a defraudar" era "la exorbitante" cantidad total.

Sobre Mario Baldetti, a quien el Tribunal durante la lectura del fallo recordó que se le conocía con los nombres de "el jefe" o "el gran jefe", Xitumul dijo que ejerció "el poder externo de facto o de hecho" otorgado por la ex vicepresidenta, quien lo "instruyó" para llevar a cabo este fraude.

En su resolución, el Tribunal reflexionó sobre la corrupción y la impunidad asegurando que son dos factores que causan "tanta miseria y migraciones" que "atentan contra la sociedad" y que van en detrimento de los derechos fundamentales del ser humano.

Pablo Xitumul, que preside el Tribunal en este caso conocido como "Agua Mágica", destacó el "contubernio" de los hermanos Baldetti con otros servidores públicos y actores del sector privado para anteponer sus intereses y dejar a la sociedad en un "estado de indefensión" al "dilapidar el erario público".

Esto, continuó, por un "despilfarro voraz e ilegal" del erario público con "actos perversos" que "ofenden" a la humanidad y que tienen "conexiones con redes criminales" trasnacionales. Fue detenida en 2015, meses después de renunciar al cargo tras acusaciones de corrupción.

Esto con la compra de un "líquido desconocido" para limpiar y mejorar el agua del Lago Amatitlán a través de "eventos amañados": "Un producto líquido que no sirve ni ha servido para nada, pues resultó ser agua con sal y cloro, entre otras sustancias corrosivas". No voy a hablar.

Desde el 2015, las investigaciones de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), un ente respaldado por Naciones Unidas y Estados Unidos, han ayudado a enviar a prisión a decenas de funcionarios y empresarios, incluidos el expresidente Pérez Molina y la misma Baldetti.

La exvicepresidenta Roxana Baldetti fue hallada culpable de tres delitos en el caso "lago de Amatitlán".

  • Leon Brazil