Fracasa lanzamiento de nave Soyuz MS-10; aterriza de emergencia en Kazajistán

El astronauta de la NASA, Nick Hague, y el de Roscosmos, Alexei Ovchinin, despegaron según lo previsto a las 2:40 p.m. del jueves, hora del Medio Oriente, o 4:40 a.m., hora local, del cosmódromo alquilado por la agencia rusa en Baikonur, Kazajistán, a bordo de un cohete de refuerzo Soyuz. Los equipos de búsqueda y rescate se dirigían al lugar del aterrizaje.

En el registro, que estaba siendo transmitido en vivo por la NASA, se ve cómo el El estadounidense Nick Hague y el ruso Alexéi Ovchinin sufren fuertes movimientos al interior de la nave producto de esta falla técnica que la propia agencia estadounidense detalló como "un problema con el acelerador".

"La nave ha aterrizado en la estepa de Kazajistán, la tripulación se ha puesto en contacto".

La nube de humo que dejó la Soyuz sobre el cielo de Kazajistán.

Sin embargo, unos pocos minutos después del despegue, el cohete experimentó un desperfecto en uno de sus propulsores, según comunicó la NASA en la transmisión en directo del lanzamiento.

El lanzamiento de la nave en el marco de la misión 57-58 se produjo a las 8.40 GMT y poco después el propulsor comenzó a fallar, por lo que la tripulación tuvo que volver a la Tierra.

Estaba previsto que la nave diese cuatro vueltas a la Tierra para acoplarse seis horas después a la Estación Espacial Internacional (EEI) y que dos horas después de su llegada, se abrieran las compuertas y se uniera a los tres miembros que se encuentran en la estación. La cápsula Soyuz, en la que viajan los astronautas, se ha separado del cohete y ha regresado a la Tierra en una trayectoria balística, más abrupta de lo usual y que habrá provocado que los astronautas experimentaran fuerzas más intensas de lo habitual.

"La seguridad de la tripulación es la máxima prioridad para la NASA". Roscosmos, la agencia espacial rusa, ha formado una comisión de investigación sobre el accidente. "Se llevará a cabo una investigación en profundidad sobre la causa del incidente", ha afirmado Jim Bridenstine en su cuenta de Twitter.

  • Buena Jesus