Huracán Michael alcanza categoría 3 en su ruta a Florida

Tras impactar en Florida, Michael avanzaría hacia el noreste el miércoles y jueves por la costa atlántica y azotaría Carolina del Norte y Carolina del Sur, que aún se recuperan del huracán Florence del mes pasado.

Horas antes de la llegada de Michael a la costa norte de Florida, el gobernador Rick Scott confirmó que el presidente Donald Trump aprobó la declaración de emergencia para que el estado pueda contar con recursos y asistencia federal para recuperarse. "Podemos reconstruir sus hogares, pero no podemos reconstruir sus vidas", destacó.

El huracán, que hoy subió a categoría 2, todavía mantiene una distancia de unas 335 millas (535 km) con la costa oeste de Florida y se mueve a unas 12 millas por hora (19 km/h).

La tormenta, que tiene vientos máximos sostenidos de 121 kph (75 mph) estaba a unos 145 kilómetros (90 millas) al este de Cozumel, México el lunes temprano en la mañana y está lloviendo sobre Cuba, dijo el Centro Nacional de Huracanes.

De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Michael podría incrementar su fuerza y se elevaría a huracán categoría 4.

El NHC advirtió que la costa noreste del Golfo de México verá marejadas, crecidas súbitas, fuertes lluvias y vientos huracanados.

Ken Graham, director del Centro, dijo que entre el martes por la noche y el miércoles por la mañana "comenzarán a llegar vientos con fuerza de tormenta tropical" en la franja del extremo noroeste de Florida, y llamó a la población a prepararse. "¡Por favor, estén preparados, tengan cuidado y estén seguros!", exclamó en su cuenta de Twitter, el expresidente.

La Florida State University, así como las escuelas del condado de Leon -al que pertenece la capital, Tallahassee- anunciaron que permanecerán cerradas toda la semana a partir del martes.

También se cancelaron los eventos deportivos en el área, anunció el diario local Tallahassee.com.

El alcalde de la capital del estado, Tallahassee, el demócrata Andrew Gillum, suspendió sus actividades de campaña por la gobernación de Florida y volvió a la capital para tomar parte de los preparativos. "El escenario para nosotros no es muy bueno".

Uno de los tripulantes publicó en sus redes sociales un video que captó a la embarcación sacudiéndose a su paso por el suroeste de la Isla de la Juventud, en Cuba, por el intenso oleaje, los fuertes vientos y las lluvias torrenciales provocados por el entonces huracán de categoría 1.

Las marejadas pueden alcanzar casi cuatro metros en algunas áreas del oeste de Florida, un riesgo que las autoridades califican como potencialmente mortal.

  • Leon Brazil