Lluvias inundan 1951 viviendas en 11 departamentos de Nicaragua

Las lluvias presentadas desde el pasado jueves en Nicaragua ha dejado como resultado 3,050 viviendas inundadas, 3,123 familias y cuatro personas fallecidas, según informó la vicepresidenta Rosario Murillo este domingo.

"José Guido intentó cruzar el río, lo arrastró la corriente".

La primera víctima como consecuencia de las lluvias fue Yerlin Sujey Castro Duarte, de 34 años, originaria del departamento de Jinotega y que se dedicaba a la venta de mazorca de maíz.

Las autoridades del Sistema Nacional de Prevención, Atención y Mitigación de Desastres, SINAPRED, se mantienen vigilantes ante los riesgos de las constantes lluvias que caen en el territorio de Nicaragua.

Un total de mil 215 personas de distintos puntos del país se han autoevacuado a iglesias o a casas de familiares, en tanto se reportan mil 951 casas afectadas, añadió Murillo al dar a conocer un reporte preliminar de los efectos del temporal.

Las autoridades esperan más lluvias por las próximas 24 horas y advirtieron que los suelos se encuentran "altamente saturados", por lo que "todo lo que caiga (de lluvia) puede provocar inundación y deslizamiento".

Pero esto no es todo pues el Sistema Meteorológico pronosticó más lluvias para ese país.

En la infraestructura, los daños cuantificados hasta ahora son de 5.436 viviendas afectadas, entre ellas anegadas (5.260), destruidas (24) y semidestruidas (152), de acuerdo con el balance oficial.

Nicaragua activó este viernes una alerta amarilla, debido a las lluvias persistentes causadas por bajas presiones en el mar Caribe y el océano Pacífico.

De las 2.818 viviendas afectadas en Managua, el 83 % corresponden al municipio de Tipitapa, precisó la entidad.

La alerta amarilla en Nicaragua ordena a las instituciones y a la población estar listos para actuar ante un fenómeno que podría terminar en desastre, lo que permite mantener preparados los centros de albergue y unidades de rescate ante posibles evacuaciones y emergencias.

Las autoridades nicaragüenses llamaron a las familias a tomar medidas de precaución, entre ellas no acercarse a ríos ni riberas, tener cuidado en terrenos inclinados, no atravesar corrientes crecidas y preferiblemente no conducir vehículos.

  • Leon Brazil