Nadal se puso a ayudar a inundados en España - Mundo

Según el Servicio de Emergencia 112, la tragedia se desencadenó a causa de la riada que se produjo en Sant Llorenç des Cardassar y alrededores, tras desbordarse el torrente que pasa por este pueblo del levante de la isla.

El tenista español, Rafael Nadal, dejó a un lado la raqueta y las canchas para participar en las tareas de rescate y limpieza tras las inundaciones en su natal Manacor, en el pequeño municipio de Sant Llorenç, en la isla ibérica de Mallorca.

La teniente de alcalde de Sant Llorenç, Antonia Bauza, confirmó a la radio Cadena Ser que dos de los fallecidos son "ciudadanos británicos", al igual que varios de los desaparecidos. "Salí del coche por la ventanilla y nadé 500 metros por el torrente para salvar la vida", señaló. "La prioridad es localizar sobrevivientes, socorrer a las personas aisladas en casas, tenemos muchas casas vacacionales y está todo inundado, no pueden salir de sus casas", dijo.

Rafa Nadal ha querido aportar su granito de arena cuando aun 400 personas buscan a los desaparecidos en la zona en la que se han registrado 220 litros por metro cuadrado.

Un niño seguía todavía desaparecido, habían indicado antes estos servicios que informan de la situación en catalán y español, así como en inglés y alemán, señal de la importante presencia de extranjeros en la isla.

En las labores participaban un centenar de efectivos, dos helicópteros, ocho vehículos y perros búsqueda enviados desde Valencia por la Unidad Militar de Emergencias española. Ayer mismo, el Rey hablaba con la presidenta de Baleares, Francina Armengol, para interesarse por los efectos causados por las inundaciones en la localidad de Sant Llorenç y mostrar su solidaridad con las víctimas y apoyo a los afectados.

"Este miércoles es un día triste en Mallorca".

Nadal también ofreció las instalaciones de su centro deportivo en Manacor -el Rafa Nadal Sport Centre y la Rafa Nadal Academy- para alojar a los vecinos afectados que necesiten alojamiento.

Este fenómeno de precipitaciones tan copiosas y persistentes en tan poco tiempo sólo se produce una vez cada 80 años, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

  • Leon Brazil