Nueva alerta científica sobre el calentamiento global

"Uno de los mensajes clave que se desprende con fuerza de este informe es que ya estamos viendo las consecuencias del calentamiento global a 1° C a través de un clima más extremo, el aumento del nivel del mar y la disminución del hielo marino en el Ártico, entre otros cambios", expresó en el reporte Panmao Zhai, copresidente del grupo de trabajo I del IPCC. En el informe se afirma que si se permite que la temperatura global supere o "sobrepase" los 1,5°C, será necesario depender en mayor medida de técnicas que absorbieran el CO2 de la atmósfera para volver a un calentamiento global inferior a 1,5 °C en 2100. Sin embargo, la efectividad de esas técnicas no está probada a gran escala y algunas de ellas pueden conllevar importantes riesgos para el desarrollo sostenible, por lo que sobrepasar ese límite puede representar un camino de no retorno.

Este informe presentado en Inchedon, Corea del Sur, examinó varias vías para limitar el calentamiento global hasta 34.7 ºF, tal y como se tiene establecido en el Acuerdo de París, ya que advierte que los efectos para los ecosistemas serían mucho menos severos si se logra mantener esta barrera más ambiciosa. "Limitar el calentamiento global a 1,5 °C, en lugar de los 2 °C, reduciría los impactos problemáticos en los ecosistemas, la salud humana y el bienestar, y facilitaría la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas", declaró Priyardarshi Shukla, Copresidente del Grupo de trabajo III del IPCC, en un comunicado.

De acuerdo con el diario The Guardian, que cita al informe, con el límite de 1.5 °C, la proporción de la población mundial expuesta al estrés hídrico podría ser 50 % menor que con 2 °C, señala.

En este sentido, este panel de la ONU, convocó a los gobiernos de todo el mundo a realizar "cambios rápidos, de largo alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad". El informe prueba que limitar el cambio climático a 1.5 grados es posible desde el punto de vista químico, físico y tecnológico si va acompañado de un cambio en los estilos de vida y de financiación suficiente, advirtió por su parte Jim Skea, que también ha liderado un grupo de trabajo.

Esta masiva reducción necesaria de emisiones demandará una "transición rápida y de gran alcance en materia de energía, uso de suelos, transportes, construcción y sistemas industriales", un movimiento "sin precedentes", ya que implica a todos esos sectores a la vez. La probabilidad de que el océano Ártico quedara libre de hielo en verano sería de una vez por siglo con un calentamiento global de 1,5 °C, frente a un mínimo de una vez por decenio con un escenario de 2°C.

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU hizo una revelación que ha puesto en alerta a los mandatarios de diversos países y a la comunidad científica.

Las emisiones de dióxido de carbono debieran reducirse en un 45% para 2030 con respecto al 2010. La limitación del calentamiento global también daría más margen a las personas y los ecosistemas para adaptarse y permanecer por debajo de unos umbrales de riesgo pertinentes, añade Pörtner.

  • Leon Brazil