Presidente de Hernández pide a compatriotas precaución ante fuertes lluvias

La Copeco agregó que declaró la alerta verde para los 15 restantes departamentos que complementan el territorio hondureño, pues las lluvias "se mantendrán".

Este día el Comité de Alerta de Copeco se reúne nuevamente para analizar la Alerta Verde emitida ayer a las 5 de la tarde por un período de 48 horas para los departamentos de Gracias a Dios, Colón, Atlántida, Islas de la Bahía, Cortés, Francisco Morazán, Olancho, Valle y Choluteca.

Según el Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos) de la Copeco, "continúan altos" los niveles de los ríos que desembocan en el golfo de Fonseca (Pacífico), los suelos están "muy saturados y aún se mantienen pronósticos de lluvias y chubascos de moderados a fuertes" en el sur, centro y suroccidente del país.

"Estos sistemas estarían dejando precipitaciones máximas de hasta 70 milímetros en la zona centro y de 120 milímetros como máximo en la zona sur del país, por lo que se solicita a las autoridades municipales proceder con la evacuación obligatoria en las zonas de riesgo de acuerdo a lo que mandan los protocolos bajo alerta roja", señaló.

Las fuertes lluvias han causado en Honduras un muerto, al menos unas 40 familias afectadas, crecidas de ríos en los departamentos bajo alerta roja, deslizamientos y daños en carreteras y otras vías de acceso, según la Comisión Permanente de Contingencias.

El director del estatal Sistema Nacional de Atención y Prevención de Desastres (Sinapred), Guillermo González, confirmó el deceso de un joven de 23 años, un pescador que pese al mal tiempo zarpó en una pequeña embarcación que luego volcó por el fuerte oleaje en la zona de Mechapa, provincia de Chinandega. Una de las personas falleció en la zona rural de Joateca, donde un deslave de lodo y rocas destruyó varias casas, mientras que una mujer murió al interior de su automóvil aplastada por un árbol en el municipio de Jujutla.

De las 388 viviendas afectadas, dos presentan daños parciales en techos, según el informe.

En El Salvador las autoridades han informado de al menos dos muerto, 10 heridos, 569 personas en albergues, y 358 viviendas afectadas, una de ellas totalmente destruida.

Las autoridades nicaragüenses llamaron a las familias a tomar medidas de precaución, no acercarse a ríos ni riberas, tener cuidado en terrenos inclinados, y no atravesar corrientes crecidas.

  • Leon Brazil